Skip to content Skip to footer

Mujeres de Toluca se organizan y toman espacios contra la violencia económica y machista

Las mercaditas se llevarán a cabo los 25 de cada mes como una forma de reapropiación del espacio público y de protesta

Después de la marcha del día Internacional de la Mujer Trabajadora en Toluca, las mujeres continúan organizándose para hacerle frente a las violencias patriarcales que se han agudizado durante la pandemia. Prueba de ello son las “mercaditas feministas” en el municipio, organizadas por la colectiva “Chacharitas feministas. Red de morras chambeadoras”, integrada por mujeres y disidencias. 

En entrevista, la colectiva explicó que las mercaditas se llevarán a cabo los 25 de cada mes como una forma de reapropiación del espacio público y de protesta. También, compartieron que la propuesta de esta actividad surgió después de la movilización del 8 de marzo. 

“Es importante mencionar que el tema de mercaditas es para reapropiarnos del lenguaje mismo, de esa forma de invisibilización de los espacios donde se pueden hacer intercambios comerciales, pero no comerciales en términos capitalistas, sino en términos cooperativos”, precisa una de las integrantes.  

Te puede interesar: Lo que debes saber sobre el Covid-19 en Toluca y Metepec

Además de ello buscan visibilizar la potencia que tienen las mujeres para organizarse en el espacio público y de esta forma visibilizar las violencias económicas, pero también las violencias machistas de las que son víctimas.  

“Lo que yo he visto que ha activado las mercaditas ha sido una forma de economía popular entre mujeres, pues hacemos una critica frontal y práctica a la forma capitalista del mercado, que ha sujetado por mucho tiempo a la sociedad entera”, sostiene chacharita feminista.  

Contra la precarización laboral 

Las mujeres feministas que conforman la colectiva argumentaron que el objetivo de las mercaditas es generar una red de apoyo para las mujeres que se han visto afectadas por el desempleo, así como denunciar y visibilizar la violencia económica. 

“El objetivo es tejer una red de apoyo para mujeres estudiantes, artesanas, profesionistas que no cuentan con un empleo formal y somos parte de las estadísticas de desempleo y precarización laboral”, argumentaron. 

Luego de que muchas de ellas perdieran sus trabajos y tampoco regresaran a las aulas a tomar clases se han organizado para afrontar la violencia económica en la entidad. Por ello, pretenden denunciar la violencia y desigualdad económica y también apoyarse entre mujeres para intercambiar los productos que ellas mismas producen. 

De hecho, hasta el cuarto trimestre del 2020 en el Estado de México había 186 mil 808 mujeres económicamente activas desocupadas. La cifra se disparó respecto al trimestre anterior del mismo año, ya que poco más de 14 mil mujeres se sumaron al desempleo a finales del año, según información de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE). 

Luego de que muchas de ellas perdieran sus trabajos y tampoco regresaran a las aulas a tomar clases se han organizado para afrontar la violencia económica en la entidad.

La misma encuesta precisa que de los 2.8 millones de mujeres ocupadas en la entidad, más de la mitad (55.2%) se encuentran laborando en la informalidad. La mayoría de ellas en micronegocios sin establecimiento fijo. 

Chacharitas feministas argumentaron que, si bien la pandemia trajo un incremento de desempleo que afectó, principalmente, a las mujeres; la situación de precariedad para las mujeres es histórica, pues son las mujeres quienes han tenido mayores dificultades para acceder al espacio público y a las actividades económicas. 

De ahí que las mercaditas no sean un tianguis como cualquier otro, sino una protesta en contra de las autoridades y el sistema que segrega a las mujeres; ya que no sólo se lucha por generar un intercambio económico en el espacio publico, sino que las mujeres tengan acceso a los derechos básicos como salud, vivienda, educación y trabajo. 

Visibilización de la violencia  

Otro objetivo de las mercaditas feministas es visibilizar la ola de violencia feminicida que viven las mujeres en la entidad. Tan solo en el 2020 se registraron 151 feminicidios, lo que sitúa al 2020 como el año con más feminicidio desde el 2016.   

Asimismo, entre enero y febrero de 2021 se cometieron 26 feminicidios, de acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. 

De este modo, para las chacharitas feministas, además de los feminicidios, es de suma importancia visibilizar las condiciones estructurales que vulnera el desarrollo de la vida de las mujeres, pues son estás condiciones las que dificultan la existencia y el acceso a una vida digna. 

“Además, la mercadita se vincula a actividades muy particulares como la visibilización de la violencia y los feminicidios en Toluca, que se han despuntado. No solo pensando en los feminicidios en sí mismos, sino las condiciones sociales que no nos aseguran la vida, es decir, la vida para reproducirla, pero también de seguir vivas.” 

La colectiva explica que las mujeres deben tener acceso a los servicios que les garanticen una vida digna, sobre todo durante la pandemia, ya que las condiciones de salud se han cobrado la vida de millones de personas.