Skip to content Skip to footer

Niegan INEGI y OCDE una recuperación económica

El discurso del Presidente Enrique Peña Nieto sobre el crecimiento económico de México ha sido optimista desde el inicio de su mandato, incluso luego de que en 2013, su primer año de gobierno, el Producto Interno Bruto (PIB) del país avanzó sólo 1.1 por ciento, muy por debajo de la estimación oficial de 3.5 por ciento, y además el menor nivel de los últimos cuatro años.

Luego de que, en menos de un año, consiguió que el Congreso aprobara dos de sus reformas más preciadas: la energética y la de telecomunicaciones, el discurso del Jefe del Ejecutivo federal ha reforzado los mensajes de pronta prosperidad para el país.

Sin embargo, datos oficiales y estimaciones de especialistas demuestran que el México boyante que se pinta desde la Presidencia de la República está aún muy lejos de llegar.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) reveló que la economía mexicana se encuentra estancada y, casi al mismo tiempo, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) expuso que los hogares mexicanos sufrieron una caída anual de ingresos de casi 6 por ciento entre 2007 y 2010.

El 22 de febrero pasado se dio a conocer que la economía mexicana creció 1.1 por ciento en 2013, el primer año de gobierno de Peña Nieto, lo que contrasta negativamente con el aumento de los tres años anteriores: en 2010, 2011 y 2012, donde el PIB creció a una tasa promedio anual de 4.3 por ciento.

Este índice de crecimiento, dado a conocer por el  INEGI, es incluso menor a las previsiones más recientes dadas a conocer por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), que esperaba 1.3 por ciento, y la de especialistas encuestados por Banco de México (Banxico), que preveían 1.2 por ciento.

De acuerdo con el Inegi, el Producto Interno Bruto registró un crecimiento de 0.7 por ciento en términos reales y a tasa anual.

También el Índice de Confianza del Consumidor (ICC) registró un descenso. En febrero de este año se ubicó en 84.5 puntos, lo que representa una baja de 11.4 por ciento, respecto al segundo mes de 2013 (95.5 puntos).

Desde diciembre de 2012, cuando el priista asumió la Presidencia de México, los indicadores económicos del empleo, la inflación, las remesas y el Producto Interno Bruto han ido a la baja y no hay visos de que repunten en lo que resta del año, según estimaciones de analistas.

Ayer, el influyente diario The Wall Street Journal publicó que  el “populismo económico” del Presidente Enrique Peña Nieto, que se basa en el aumento de la deuda pública, es parte de los “problemas colosales” que detiene el progreso del país y el probable éxito de las reformas. Mary Anastasia O’Grady estableció en su texto

“Aún no hay que celebrar las reformas en México”,  que “el déficit fiscal está camino a ser más alto de lo que ha sido durante buena parte de la década pasada”.

Destaca elevarlo, a través del aumento de la deuda, es una situación que preocupa a muchos mexicanos que aún recuerdan las sucesivas devaluaciones de la segunda mitad del siglo XX, “provocadas por gobernantes que gastaron mucho y tenían sueños de un Estado grande”.

Organismos empresariales y catedráticos prevén que lo que resta de 2014, el crecimiento del país no pasará de 3 por ciento, inclusive puede ser menor; mientras que la SCHP y el Presidente insisten en el pronóstico de 3.9 por ciento y aseguran que, gracias a las reformas estructurales, el país va en franca recuperación.

CIFRAS DEL INEGI

Un día después de que el Inegi hiciera sus estimaciones económicas, el Presidente Enrique Peña Nieto afirmó que 2014 “promete ser un año de crecimiento económico”, gracias a las oportunidades competitivas que ofrece México a los inversionistas.

El Presidente confirmó que en su primer año de gobierno el desarrollo productivo del país distó mucho de la meta de crecimiento de 3.5 por ciento puso para 2013.

El Inegi planteó que la economía del país registró un aumento anual de 1.1 por ciento en 2013, luego de que por grandes grupos de actividades, el Producto Interno Bruto (PIB= de las Actividades Terciarias mostró un incremento de 2.1 por ciento.

Mientras que el de las Primarias aumento 0.3 por ciento; en tanto que el de las Secundarias disminuyó 0.7 por ciento en el lapso en cuestión.

Por su parte, con cifras desestacionalizadas el Producto Interno Bruto (PIB) registró una variación de 0.18 por ciento durante el cuarto trimestre de 2013 respecto al trimestre inmediato anterior.

Por componentes, las Actividades Primarias fueron mayores en 0.22 por ciento y las Terciarias en 0.17 por ciento, en tanto que las Actividades Secundarias disminuyeron 0.04 por ciento frente al trimestre anterior. Las cifras del Inegi contrastan con el planteamiento del gobierno federal.

(Con información de Sinembargo.mx)