Skip to content Skip to footer

Peligro por uso de herbicidas en el Nevado

Toluca, México. 21 de julio de 2019. En el paraje de Dos Caminos, ubicado en el municipio de Zinacantepec, una veintena de colmenas, aproximadamente, se ha visto afectada por el uso indiscriminado de herbicidas y pesticidas que utilizan algunos agricultores de la región. Además, durante la última semana, ha sido frecuente que los apicultores de la zona encuentren abejas muertas en las piqueras. 

A comienzos del mes de julio, la Cooperativa Agropecuaria Zarframex reportó en sus redes sociales que varias docenas de perros habían muerto a causa de cebos envenenados, colocados en los parajes de Cerro Chico y Dos Caminos. Angélica Hernández, titular de la Cooperativa, también dio cuenta de que no solo estaban muriendo canes, sino que otras especies, tanto vegetales como animales, también han sufrido daños por el uso de agroquímicos, entre los que presumiblemente se encuentra el glifosato. 

Este es un herbicida de amplio espectro, ya que es tóxico para casi todas las especies de plantas, así como para el suelo, los animales y los seres humanos. En el caso específico de las abejas, el glifosato puede desorientarlas, por lo cual se ven imposibilitadas para volver a sus colmenas, y, en el peor de los casos, se vuelve su causa de muerte. 

De acuerdo con la Secretaría de Agricultura y Desarrollo, México es el sexto país a nivel mundial que produce más miel en el mundo y el tercero en exportar este "oro líquido. Sin embargo, en los últimos cuatro años se han perdido más de 600 millones de abejas debido a diversos factores, entre los que destacan el uso de pesticidas y herbicidas. 

En ese sentido, los parajes donde se ha tenido noticia de los decesos de estos polinizadores se sitúan en las inmediaciones del volcán Xinantécatl, declarada zona de Protección de Flora y Fauna, en la cual, según un decreto de 2013, solo se permite la práctica de la agricultura orgánica. Sin embargo, la negligencia de las autoridades alimenta el uso de agroquímicos que perjudican a diversas especies que viven en la región, incluyendo la humana.