Plaza de los Mártires, una historia que cuenta la transformación de Toluca

Plaza de los Mártires, una historia que cuenta la transformación de Toluca
La Plaza de los Mártires, en Toluca, como muchas del país, es el sitio donde se han congregado distintos colectivos para visibilizar problemas sociales, es el sitio que ha fungido como punto de referencia para las protestas en la entidad. El resultado de la remodelación se podrá observar solo en el momento en que los ciudadanos la habiten y la resignifiquen

Las obras de restauración de la Plaza de los Mártires, en Toluca, se entregaron este miércoles. En el evento, estuvieron presentes los dirigentes de los tres niveles de gobierno, encabezando la ceremonia el gobernador del Estado de México, Alfredo Del Mazo; del Poder Judicial, acudió el Magistrado Presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado de México, Ricardo Sodi y el diputado Maurilio Hernández representó al poder legislativo.

Del gobierno estatal estuvieron la secretaria de Cultura y Turismo, Marcela González, y el secretario de Desarrollo Urbano y Obra, Rafael Díaz Leal Barrueta. Además, acudió el alcalde de Toluca, Raymundo Martínez.

La historia de la Plaza de los Mártires

Muchas personas, particularmente las más jóvenes, solo han conocido la Plaza de los Mártires como es ahora o, mejor dicho, como era hasta que la cercaran para hacer una remodelación anunciada por el gobernador Alfredo Del Mazo. Sin embargo, antes, la Plaza de los Mártires, en Toluca, ya había sido una zona con árboles —denominada Jardín de los Mártires— y, antes de ello, —como ahora— una plancha de concreto. Aquí te contaremos un poco de su historia.

La Plaza de los Mártires antes y durante su remodelación / Fotos: Jesús Mejía

Así inició la historia de la Plaza de los Mártires

La hoy Plaza de los Mártires se denomina así en conmemoración de un centenar de prisioneros insurgentes fusilados en 1811 durante la Guerra de Independencia. En entrevista, el historiador, narrador, poeta y ensayista, Alfonso Sánchez Arteche, consideró que el motivo de remodelación no es tan importante como el propio proyecto, en sí, de recuperar la imagen de este lugar.

Recordó que antes, especialmente durante la Semana Santa, el jardín funcionaba como un lugar de convivencia para los ciudadanos.

La actual plaza cívica está rodeada por los palacios de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial, así como por el municipal y la catedral, configuración que se fue delineando durante decenas de años y que ha guardado monumentos, como el de Miguel Hidalgo, frente a la Cámara de Diputados y desplazado a otros, como la Fuente de las Musas, que actualmente se ubica en la Alameda.

A principios de la década de los ochenta del siglo XIX, un coronel de nombre Jesús H. Preciado, auxiliado por soldados, realizó modificaciones a la plaza. En ese momento se arboló y permaneció así hasta 1966, cuando Juan Fernández Albarrán, entonces gobernador, ordenó que se transformara en Plaza de los Mártires, con el proyecto del arquitecto Vicente Mendiola Quezada.

Un cambio de rostro

Las ciudades son sistemas complejos en constante evolución por lo que un cambio podría verse incluso como lógico, mencionó José Antonio Álvarez Lobato, investigador en temas de Geografía Urbana, aunque, añadió en entrevista, lo importante de estas transformaciones es que sean incluyentes y permitan elevar el nivel de vida de la población que habita en dichas ciudades.

Álvarez Lobato consideró que lo importante sería realizar un ejercicio de planeación participativa en el que todos los actores de la ciudad estén involucrados, esto permitiría que no se vieran como autoritarias, empresariales o, incluso, políticas; el involucramiento de todos permitiría tomar mejores decisiones.

El centro de Toluca ha sufrido en los últimos años una “transformación de imagen”: recientemente fue inaugurada la Plaza Fundadores —en el espacio que ocupaba la Plaza Ángel María Garibay Quintana”— y el planetario —en lo que antes se denominó Plaza España—. Las autoridades anunciaron que el cambio en la Plaza de los Mártires formaría parte de un proyecto integral de transformación.

El proyecto

Aunque de manera explícita no se ha dado a conocer el proyecto por parte de las autoridades, se han otorgado algunos datos al respecto: básicamente, el cambio consistirá en arbolar la plaza que ocupa una extensión de 14 mil metros cuadrados.

Para lograrlo se invertirán 50 millones de pesos provenientes de un crédito contratado en 2020. Si todo marcha conforme lo anunciado por Rafael Díaz Leal Barrueta, Secretario de Desarrollo Urbano y Obra, la remodelación estará lista en agosto o septiembre de 2022.

La imagen urbana, la estética y el contraste

Desde la perspectiva de Leticia Rodriguez —arquitecta, consultora en materia de desarrollo urbano, impulsora del denominado “reciclaje urbano”— existen dos perspectivas a propósito de las remodelaciones que se han hecho en últimas fechas en el centro: la que defiende una estética acorde con la existente, aunque sea falsa, o la del contraste, como es el caso del Planetario colocado al costado de la Iglesia del Carmen.

La modernidad, dice, es inevitable y bienvenida siempre y cuando no sacrifique lo antiguo, esto quiere decir hacer un rescate de lo antiguo con el uso de la modernidad, una combinación que reestructure lo que se cambia.

Añadió que la ciudad la hace no solo la autoridad sino también la iniciativa privada y el propio ciudadano que decide qué hacer con su predio; cada decisión que se toma modifica a la ciudad. Se refirió, asimismo, a la diferencia entre propiedad y uso del suelo, este último contemplado de manera general en los planes de desarrollo urbano y que se pueden modificar a través del Cabildo.

Respecto a la remodelación de la plaza, Rodríguez considera bueno que se haga una remodelación que considere el esparcimiento de la gente: un espacio familiar que generará un nueva actitud y promoverá la convivencia. No obstante, el resultado de la remodelación se podrá observar solo en el momento en que los ciudadanos la habiten y la resignifiquen.

La desconfianza, las redes sociales y la protesta

Si bien, como señalan los expertos, no solo el gobierno y sus decisiones hacen la ciudad, en la entidad existe una desconfianza histórica en las autoridades: en diversas obras, especialmente en megaproyectos, hay antecedentes de especulación, despojo, fraude, licitaciones sesgadas, violaciones a la leyes y la respuesta inmediata, que puede ser desinformada, o no.

En diversos sectores de Toluca, el anuncio de estas otras remodelaciones acarrea negativa a las propuestas, especialmente cuando se percibe que habrá una inversión que podría resolver situaciones con mayor apremio. Lo que se percibe con estas respuestas es una desconfianza palpable y falta de cumplimiento en satisfactores que atañen a la colectividad: vialidades óptimas, garantía de seguridad e, incluso, obras inconclusas, como hospitales o el tren interurbano México-Toluca.

La remodelación de la Plaza de los Mártires comenzó en diciembre de 2021 / Fotos: Jesús Mejía

El Estado de México, desde hace varios años, presenta un alto índice de feminicidios, desapariciones y agresiones sexuales hacia las mujeres. La Plaza de los Mártires, en Toluca, como muchas del país, es el sitio donde se han congregado distintos colectivos para visibilizar estos problemas: en el lado norte se han colocado dos memoriales de casos de violencia contra las mujeres: el de Fátima Varinia Quintana —una niña de 12 años que fue violada y brutalmente asesinada en febrero de 2015, en Lerma— y el de Eugenia Machuca —madre de tres niños asesinada en 2019, en Ocoyoacac— que, en principio, pretendían retirarse de la plaza pero que han logrado acordar con las familias que, por el momento, no se moverán, sin que se sepa aún el destino final de estos símbolos que han fungido como referencia de reunión para las protestas en contra de la violencia feminicida.

Que no se te olvide: En el Estado de México la justicia se mendiga, 6 años del feminicidio de Fátima Quintana

La plaza también ha sido ocupada en no pocas ocasiones por asociaciones, colectivos y población en general que reclama ser escuchada frente al Palacio de Gobierno del estado o del municipio. De hecho, su cierre temporal no ha evitado la protesta: se ha ocupado la calle de Lerdo de Tejada al menos en dos ocasiones, una de ellas para exigir el pago de quincena y aguinaldo para los trabajadores del municipio de Toluca, quienes por tercera ocasión en el año no lo han recibido.

Habitar la ciudad

Esta remodelación, indudablemente, ofrecerá una imagen distinta a la ciudad. Los especialistas coinciden en que no es posible hablar de su función hasta que la misma población sea quien le dé uso, quien la habite. Para saber si este proyecto permitirá la socialización y detonará la actividad económica habrá que esperar.