Skip to content Skip to footer

Pulques y poemas: rebeldía al más puro estilo punk

Pulques, poemas y punk, un espacio en el que se escucharon las voces de muchos poetas.

“…a la mala, 
he entendido que para sobrevivir a los diluvios 
no hay que encomendarse ni entender a dios; 
cuesta decirlo: 
todo me falta, 
no es esta la vida que quiero 
pero es para la que me alcanza.” Aketzali Moreno

Los poemas son así: te tocan o no, mueven cosas dentro o no… el receptor también es así, cuando escucha [lee] el poema se identifica o no, siente o no, sabe de lo que se habla o no, se cuestiona, se burla, desmiente, interroga, cada quien como puede, con lo que sabe, con lo que ha escrito, con lo que es, o no…

La música y el alcohol le hicieron compañía a los poemas, a todos los que se leyeron en el espacio de Beto Millones, en Metepec, en San Lorenzo Coacalco: pulque, licorcitos o cerveza, punk en acetato y en formato digital; palabras que hablaron del ciudadano promedio, de la muerte, de la pérdida, del feminismo, del amor, del odio, de Acapulco, del viaje, de la inseguridad. 

Este foro surgió en la noche como un oasis, un pedacito de placer, de reencuentro, de dolor y de odio, de intervenciones e irreverencias; alcohol, liberador, amor, problemas personales y el alocado, terco, deseo de hacer un espacio para la expresión poética-punk.

Este fue el quinto encuentro que organizó la poeta Cecilia Juárez junto con el escritor Alonso Guzmán y el fotógrafo Alex Gánem, una lectura -presentación- performance que comdujo la locutora Lorena Romero y en donde leyeron muchos poetas jóvenes o otros no tanto, solidarios con la organización de este espacio, hecho con cortesía y buena voluntad desde la sede hasta la asistencia. 

Pulques, poemas y punk, algunos de los participantes.

En el encuentro hubo espacio para presentar la revista universitaria Grafógrafxs, Nadie, el último libro de Saúl Ordoñez -premio internacional de poesía Jaime Sabines- noche para mirar y escuchar a Lola Heartman, Aketzali Moreno, Martín Radamantis, Manuel Illanes, Rocío Franco, Anuar Zúñiga, Xitlalitl Rodríguez, Sergio Ernesto Ríos, Jorge Manuel Herrera, y otros más, tantos más, por tandas, a traguitos, a tragos.

Este espacio, casi rebelde en un contexto asfixiante, fue posible brindar por la poesía, por la música, por la existencia, poemas, pulques y placer por todos lados, al más puro estilo punk .