Skip to content Skip to footer

¿Qué pasó en Toluca el 2 de octubre de 1968?

También en la capital del Edomex hubo protestas y expresiones estudiantiles

Hace 53 años, un mitin convocado para el dos de octubre en la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco culminó en el asesinato indiscriminado de cientos de jóvenes, el hecho no fue aislado, sino una respuesta del Estado al creciente movimiento estudiantil y popular que también alcanzó la capital mexiquense.

En el libro editado por el Centro Toluqueño de Escritores, 1968. Prohibido prohibir, de Abelardo Hernández Millán, se explica que en Toluca también se impulsó la participación, aun antes de la represión del 2 de octubre. 

Se menciona que el autor del libro y personajes como Julio Garduño Cervantes, Alejandro Ariceaga, Rodolfo Diaz González Vergara, Juan Salgado Vega, Moisés Plata Rojas, Samuel Morales Sales, Eugenio Núñez Ang, Roberto Gómez Collado, Juan Maccise, Ignacio Guadarrama, Everardo Hernández, Homero Macedonio Aguirre, Juan Aubert participaron en el movimiento al que también se unió la hoy Universidad de Chapingo y estudiantes de la Universidad Autónoma del Estado de México. 

En una breve cronología Abelardo Hernández escribe que el 30 de julio entró en huelga la Escuela Técnica “Tierra y Libertad” de Toluca; en ese mes se conformó también el Comité de Lucha por Libertades Democráticas, con los grupos culturales Ágora y Nigromante, el Grupo de Teatro Universitario y representantes de indígenas mazahuas.

Se realizaron mesas redondas y festivales de protesta frente a la Rectoría, participaron en alguno de ellos Leopoldo Flores y Luis Antonio García Reyes. Se asistió también a la manifestación del zócalo en el entonces Distrito Federal, en el desalojo violento estuvieron presentes, algunos de los mazahua estuvieron extraviados varios días. 

Ya en agosto, en asambleas universitarias se acordó colocar crespones negros en la fachada de la UAEMex “en señal de duelo por la violación a la autonomía universitaria y luto por los numerosos estudiantes muertos hasta ese momento”. También asistieron a la manifestación silenciosa encabezadas por el rector de la UNAM Javier Barros Sierra.

Dos marchas se realizaron en Toluca, una de Rectoría a la Plaza Cívica y otra hasta la Concha Acústica, en la que elementos del ejército hicieron presencia, pero tras un diálogo con el entonces gobernador Luis Fernández Albarrán, la marcha pacífica fue permitida.

En el libro, Abelardo Hernández señala que luego de la masacre, en Toluca, se liberó orden de aprehensión contra tres de los dirigentes del movimiento estudiantil de Toluca y que luego, el movimiento, como en el resto del país, comenzó a desdibujarse.