Skip to content Skip to footer

Se Dice Que…

Se Dice Que…

Los magistrados podrán vencer los intentos intervencionista de los otros poderes, a su presidente lo elegirán solo ellos en conciencia, con libertad y en secreto, sin posibilidad de ser perseguidos o reprendidos por su decisión.

Esta semana quedará formalmente resuelta la sucesión en el Poder Judicial. Poco importa quién finalmente quede en la presidencia del Tribunal Superior de Justicia y del Consejo de la Judicatura, no habrá cambios radicales, acaso matices. Ninguno de los magistrados que compiten por el ascenso es reformista, todos van por el continuismo. Algunos serán más populares, otros menos, sus tallas académicas son similares y sus capacidades también, cualquier podrá con la responsabilidad.

*

Los magistrados podrán vencer los intentos intervencionista de los otros poderes, a su presidente lo elegirán solo ellos en conciencia, con libertad y en secreto, sin posibilidad de ser perseguidos o reprendidos por su decisión. Quién gane, lo hará con toda legitimidad. 

*

Las teorías conspiracionistas a las que algunos ociosos acuden para ligar las muertes recientes de los alcaldes de Valle de Chalco -asesinado-, y de Ocuilan -muerto en accidente- apenas si logran el nivel de entretenimiento de mal gusto y pésima calidad. Lamentable la muerte de ambos, como la de cualquier persona, la izquierda tiene en su partida dos pérdidas, pero no hay nada más que eso para que se pretenda asociar un hecho con otro.

*

La reacción social contra el aumento a las tarifas del transporte no ha trascendido más allá del activismo en redes sociales. Obligar a que la gente pague más por lo mismo es tan arbitrario como injusto, pero puede más la indolencia de un pueblo que habla mucho pero hace poco. El secretario de Movilidad le debe a la gente una explicación congruente y honesta del por qué del tarifazo y que explique cuál será la contraprestación.

*

Dar un paso hacia adelante es lo mejor. El linchamiento contra Enrique Peña debe cesar. El rencor enferma y es estéril, si algo debe que sea juzgado en tribunales, en tanto no sea así tiene el derecho a la presunción de inocencia. Peña pudo haber hecho muchas cosas mal, pero hay que reconocerle, así haya sido por incapacidad, que permitió la transición y el cambio de régimen. Mientras no sea llamado a tribunales debe gozar de su libertad y vivir con tranquilidad en su tierra o donde elija.