Skip to content Skip to footer

Se dice que

El órgano interno de gobierno -Junta de Coordinación Política- de la LXI Legislatura, será controlado en su primer año por Morena, pero con el PAN, su principal adversario, respirándole al cuello

El magistrado presidente Ricardo Sodi hace una interpretación de la ley muy a su conveniencia para argumentar que el salario de casi 300 mil pesos que cobra mensualmente es legal. El debate no está allí, sino en el cuestionamiento de si es moralmente aceptable que él mismo disponga del presupuesto del Poder Judicial para darse esas cantidades en un estado donde la mitad de la población es pobre y millones no tienen ni para comer. Podrá ser legal, pero no justo. El asunto es deontológico, no leguleyo. Gobierno rico, pueblo pobre.

*

El trabajo peor pagado en el Estado de México de acuerdo con el reporte de septiembre del Sistema de Información Estadística Laboral (SIEL) de la secretaría de Trabajo del gobierno federal, es el doméstico. De 230 mil 195 empleos registrados, más de la mitad recibe mensualmente apenas el equivalente a un salario mínimo por jornadas de hasta 12 horas 6 días a la semana. La desigualdad y la injusticia siguen siendo, lamentablemente, sellos del Estado de México.

*

Alguna vez, hace muchos años fue el fraccionamiento y Club de Golf San Carlos en Metepec, el predilecto de los personajes de la política y los negocios. Todos querían una casa allí y hacer comunidad. Décadas después, la nueva generación de ricos y empoderados en el servicio público pusieron de moda Providencia, también en Metepec, apenas a unos minutos del Palacio de Gobierno en la capital Toluca. Más adelante, durante el peñismo fue Gran Reserva, en Ixtapan de la Sal, para la casa de descanso y jugar golf.  Hoy, con el ascenso de los grupos políticos de Huixquilucan, la moda es comprar en el Country Club Bosque Real convertido en Los Hamptons whitexicans. Es el nuevo centro del poder.

*

El órgano interno de gobierno -Junta de Coordinación Política- de la LXI Legislatura, será controlado en su primer año por Morena, pero con el PAN, su principal adversario, respirándole al cuello ejerciendo contrapeso desde la vicepresidencia.  El PRI tomó la decisión de lavarse las manos como Pilatos y no colocar todo su capital al servicio de su principal socio electoral. Aunque en política lo único seguro es que no hay nada seguro, todo hace pensar que el PAN solo le alcanzará para ser 2, no 1, como quería.

*

No hay que ser pitoniso y acudir al oráculo para entender qué pasará en 2023 con la alianza electoral PRI-PAN. Basta con recordar lo dicho desde junio pasado por el todavía presidente estatal del PAN, Jorge Inzunza, al celebrar los resultados de las votaciones. Fue muy claro: “El proceso electoral 2021 fue un éxito para Acción Nacional, que le permitió reposicionarse para el 2023 y lograremos la alternancia en la gubernatura del Estado de México”. Más claro, ni el agua. Quieren echar del gobierno a su socio el PRI.