Toluca 500 años, una ciudad en construcción

Para que Toluca llegara a ser esta urbe compleja que es, con cerca de un millón de habitantes que coexisten dando forma a un entorno absolutamente distinto de lo que fue en un inicio, pasó mucho tiempo: lo que esta ciudad es se ha construido sobre la estructura económica y social de los hombres y mujeres de ayer.

Las raíces prehispánicas

La zona que hoy ocupa el Valle de Toluca se pobló desde el periodo preclásico con grupos agrícolas, entonces el rostro del valle era absolutamente distinto: había ríos, flora y fauna abundantes, los márgenes del río Lerma estaban densamente poblados, así lo explica el doctor Raymundo Martínez, profesor-investigador del El Colegio Mexiquense, quien además menciona que la zona de Toluca fue asiento de grupos que tenían una relación estrecha con los teotihuacanos; la población inicial era de raigambre otomiana.

Martínez agrega que, previo a la conquista española, la ciudad era asiento de grupos otomíes, mazahuas y nahuas; la gente de la ciudad tuvo sus orígenes en el posclásico tardío: en el cerro del Toloche había un templo, palacios y estructuras –que recientemente han sido dadas a conocer– ahí radicaba y se realizaba la vida ritual del señorío de Toluca. 

Toluca: el lugar lleno de Tules

Raymundo Martínez explica que aunque a Toluca se le conoce como “El lugar del Dios Tolo”, lo que en realidad significa es “El lugar lleno de tules”; en las fuentes escritas, dice, no existe ningún dios Tolotzin pero sí Coltzin, un dios que tenía su imagen el cerro del Toloche y cuyo culto se representa estrujando en su red a una persona para que salieran la sangre y huesos, en símil con el desgranar del maíz, acorde con un ritual de fecundidad agrícola. 

Toluca novohispana

La fundación de Toluca se remite al siglo XVI pero fue formalmente hasta el siglo XVIII, en 1799, que se le dio el título formal de ciudad. La doctora Karen Ivette Mejía, profesora-investigadora de El Colegio Mexiquense explica que en el siglo XVI llegaron los españoles a Toluca junto con un proceso de evangelización, fue la orden franciscana quien inició este proceso para los habitantes otomíes y matlatzincas. 

Mejía explica que ante la expansión poblacional y productiva de los españoles se dio la necesidad de formar una villa; Toluca perteneció en un principio al marquesado de Oaxaca, una jurisdicción otorgada a Hernán Cortés y sus descendientes; esa, dice, es una de las razones por la que el nombramiento de Toluca tardó, ya que si se conformaba como ciudad saldría del marquesado. 

Martín Cortés fue quien apoyó la fundación de la villa de españoles en 1560, posteriormente el asentamiento creció y en el siglo XVIII se solicitó formalmente el título de ciudad; los registros documentales señalan que aunque en el siglo XVII a Toluca ya se le nombraba ciudad, la expedición del título se realizó más tarde. 

La identidad toluqueña

Del sincretismo producto de la conquista a las devociones religiosas, la identidad de los toluqueños también ha ido evolucionando; si bien los símbolos religiosos concernían a los españoles, los indios también fueron identificándose con ellos. 

Karen Mejía señala que la ciudad de Toluca se ha conformado debatiéndose entre la tradición, la costumbre y la modernidad, con rasgos que se conservan y otros que han llegado desde fuera, pues hubo –y hay– una relación determinante con la ciudad de México, la construcción del camino real determinó la relación y desarrollo de la ciudad.

Toluca La Bella

(Galería de fotos)

Centro Histórico de Toluca
Panoramica de Toluca
Plaza González Arriata
Paseo Colón
Torres Bicentenario
Previous
Next

Las calles de Toluca pasaron de ser estrechas, mal empedradas, “oscuras y tenebrosas” a convertirse, durante el porfiriato, en Toluca La Bella. Entonces la ciudad contaba apenas con el centro y 10 barrios –Santa Bárbara, San Miguel, San Luis Obispo, San Bernardino, El Calvario, San Sebastián, San Juan Bautista, San Juan Evangelista, Huitzila y Tlacopa– ocho cuarteles y 91 manzanas.

La cruzaban Juárez e Independencia, la primera del 16 de septiembre hasta Ramón Corona, hoy Juan Álvarez, y la segunda de Plaza de los Mártires a poco después de la estación de Ferrocarril.

Cuando Vicente Villada fue gobernador, en 1897, otorgó a Toluca especial importancia, impulsó obras, instaló comunicaciones y servicios: mejoró la apariencia de la ciudad. 

Toluca actual

Toluca ya no se parece nada a lo que era, durante el siglo XX creció de manera dinámica, fue importante la instalación de la zona industrial, el aeropuerto; por ejemplo, en los años setenta se contruyó el Paseo Tollocan, vía importante por su utilidad práctica y su estética. 

 

Los retos que una ciudad que sigue creciendo plantea son enormes: la inseguridad, la contaminación, el desempleo, el desorden vial y la pobreza son solo algunos de los aspectos que deben atenderse y que actualmente asolan a los habitantes; es Toluca uno de los sitios con mayores índices de inseguridad, de robos, de secuestros y desapariciones. 

La construcción del Tren Interurbano, que ha tardado muchos más años de los planeados, determinará cambios radicales; la instalación de las terminales, seguramente, conformará de manera distinta a la urbe, generará nuevas necesidades e, incluso, podría cambiar la configuración de la población. 

Los contrastes sociales existen, la zona norte presenta altos niveles de rezago social, el crecimiento poblacional ha traido consigo otras necesidades, la alternancia política ha dado, hasta ahora, pocos resultados, no obstante, la población contribuye a la movilidad y acomodo de una ciudad que aún se construye.