Toluca, el municipio del Edomex con más personas en pobreza extrema

Toluca, el municipio del Edomex con más personas en pobreza extrema
Uno de cada diez ciudadanos vive en pobreza extrema, el doble que en Ecatepec, pese a que este municipio tiene mayor población

En un cruce de automóviles, afuera de un comercio establecido, bajo un puente o en colonias completas del norte de Toluca, la pobreza extrema está presente. Uno de cada diez toluqueños vive en esta condición, es decir, tienen tres o más carencias sociales. Disponen de un ingreso tan bajo que aun si lo dedican por completo a comprar alimentos, no podrían adquirir los nutrientes necesarios para estar sanos.

Se trata de un problema que coloca a la capital mexiquense como el municipio del Edomex con más población en situación de pobreza extrema. De acuerdo con el Coneval, en 2020 Toluca concentraba 106 mil 930 habitantes en esta condición. Cerca de 10 mil personas más que Ecatepec, ubicado en la segunda posición, pese a tener más habitantes. 

El Coneval señala que una persona se encuentra en pobreza extrema cuando tiene las siguientes carencias sociales

  • Educación
  • Servicios de salud
  • Seguridad social
  • Calidad y espacios de la vivienda
  • Servicios básicos de la vivienda
  • Alimentación

Toluca es el municipio que tiene el mayor número de población con carencias en los servicios básicos en la vivienda. En la ciudad, 155 mil 363 habitantes se enfrentan a esta condición, casi cinco veces más que Ecatepec.

Si las cifras de 2020 eran graves, actualmente en las calles de Toluca se observan condiciones alarmantes. La pandemia y la reciente inflación –que al cierre del año alcanza 8.5%– han deteriorado las condiciones de vida de la población. A esto se suma que en la ciudad la informalidad laboral alcanza al 43.4% de la población ocupada.

Los motivos de la pobreza extrema en Toluca

“Resulta extraordinaria esa situación porque Toluca se ha percibido por ser la capital del estado que aporta uno de los productos internos brutos más importantes del país. Yo creo que son varios factores que no podemos obviar, el primero tiene que ver con la política del antidesarrollo que promovió el llamado neoliberalismo (…) que tuvo como resultado promover la concentración de la riqueza en pocas manos y crecer la pobreza”, señaló en entrevista el Dr. Alberto Saladino.

El neoliberalismo es un modelo económico caracterizado por limitar la intervención del Estado en la economía, reducir el gasto social y privatizar los servicios públicos. Para el académico de la UAEMex, el neoliberalismo combinado con el nulo desarrollo de las actividades industriales, del campo y los servicios han influido en el crecimiento de la pobreza extrema en Toluca.

“En la capital ha venido a menos el desarrollo industrial, en los últimos años no se han aperturado nuevas zonas industriales. Nos lleva entonces a mostrar que hay poca oferta de empleo y el desempleo crece. Pero además de ser una ciudad industrial, está el hecho de la desatención al campo. La falta de políticas que impulsaran la productividad llevó justamente a que entonces un sector importante de los habitantes del Edomex vinieran a menos en sus actividades productivas y estos cayeran en situaciones de limitaciones económicas”.

Además, el académico explica que la capital es un espacio de servicios que no se han impulsado al nivel de las exigencias de la sociedad. Esto se observa en los grandes centros comerciales que aparecieron en la década pasa y antepasada, pues se han ubicado en municipios aledaños a Toluca y no en la ciudad, profundizando esta problemática estructural.

“La pobreza es una manifestación de un problema estructural en América Latina que tiene su génesis con la conquista. Ese problema estructural es el de la desigualdad, que se ha visualizado en el hecho de que un sector dominante concentra la riqueza y un sector creciente manifiesta estos rasgos de la pobreza, expresó.

La zona norte, la más castigada por la pobreza extrema

El sector indígena es uno de los más golpeados por la pobreza extrema en Toluca, así lo considera el Dr. Alberto Saladino:

“La zona norte de Toluca ha sido la zona más castigada y es la zona en donde la expansión de la pobreza se ha manifestado de múltiples maneras. Pero en esta visión que estoy dando de la desigualdad, se tienen que añadir otras expresiones de la desigualdad, como el caso de la marginación. La marginación no solamente en los servicios, no solamente de no tener condiciones de vida digna, sino también de no poder ser incorporados a la sociedad de la información y del conocimiento”.

A inicios de año, la representante indígena de Toluca, Ana González, retrato un panorama similar en entrevista con AD Noticias. Ella fue electa en asamblea para representar en cabildo a las de 49 comunidades indígenas de la capital y a la delegación de San Cristóbal Huichochitlán.

“Nosotros no tenemos un trabajo de que ganamos como otras personas de las ciudades. Nosotras ganamos 600-700 pesos. Nuestros esposos ganan muy poco, 900, hasta 1200 quincenales”, expresó la representante, en relación con los salarios por debajo del monto mínimo.

A la situación económica se suman las carencias de servicios como el agua potable, que para María Ana ha llevado a la población a una situación desesperante. Además, la falta de alumbrado, calles deterioradas y el problema de la inseguridad, afectan a la ciudadanía. Pues durante el año se han registrado homicidios, desapariciones y fosas clandestinas.

Un cambio social necesario

Pese a los cambios de gobiernos, el fenómeno de la pobreza se mantiene, para el Dr. Alberto Saladino esta situación se debe a la forma en el que funciona el sistema dominante:

“No lo vamos a lograr en un modo de producción capitalista como el que estamos viviendo, porque por naturaleza el capitalismo es una sociedad clasista. Donde los mecanismos y la estructura de esta forma producir la riqueza está orientado a beneficiar a la gente que tiene los mayores recursos. Entonces, dentro del capitalismo no habrá solución a la pobreza, porque los países avanzados no están exentos de la pobreza, esto requiere el ensayo de nuevos modos de producción”.

Para alcanzar esto, el académico considera que es necesario empezar a colocar  en el centro al ser humano y no tanto las ganancias como ha venido siendo.