Torturan ministeriales a detenido en Ixtlahuaca

En los últimos 13 meses, la Comisión  de Derechos Humanos del Estado de México ha emitido cuatro recomendaciones por tortura a la Fiscalía General de Justicia del Estado de México, la última en contra de seis policías ministeriales que habrían abusado de un detenido en Ixtlahuaca. Es por ello que la CODHEM instruyó a la Fiscalía […]

En los últimos 13 meses, la Comisión  de Derechos Humanos del Estado de México ha emitido cuatro recomendaciones por tortura a la Fiscalía General de Justicia del Estado de México, la última en contra de seis policías ministeriales que habrían abusado de un detenido en Ixtlahuaca.

Es por ello que la CODHEM instruyó a la Fiscalía proceder penalmente en contra de los uniformados, además de solicitar a la Inspección General de Corporaciones de Seguridad Pública de la entidad, dé inicio a un expediente para sancionar por la vía administrativa estos hechos.

El expediente de la recomendación 16/2017 señala que los hechos ocurrieron el 11 de agosto del 2016, cuando seis agentes ministeriales captura a un sujeto en cumplimiento de una orden de aprehensión.

La detención se hizo en una comunidad del municipio de Ixtlahuaca pasadas las 14:30 horas y fue hasta las 20:40 cuando lo ingresaron al penal de esa localidad y el personal médico del centro preventivo constató que el detenido presentaba lesiones, producto de un presunto abuso de los policías.

Se determinó que los policías ministeriales privaron de su libertad al sujeto por varias horas. Lo subieron a un auto y ahí lo golpearon en repetidas ocasiones y hasta le dieron descargas eléctricas en los genitales.

El médico legista del penal de Ixtlahuaca certificó que a la llegada del detenido a este centro penitenciario “presentaba lesiones consistentes en contusiones, equimosis en sien izquierda, en pómulo izquierdo, quemaduras de primer grado en región escrotal, parte posterior de pene y cara interior de muslos derecho e izquierdo”, lo que comprueba que “se  quebrantó su integridad física”.

En todo momento, refirió el detenido le amenazaron con palabras altisonantes; ya en el centro de justicia le aplicaron “descargas eléctricas en piernas y órgano genital; usaron u una barra de fierro para pegarle en las piernas”. Luego le pile asearse antes de llevarlo frente al médico legista de la Fiscalía quien no reportó lesión alguna. Tras ello, se le trasladó al centro penitenciario de la localidad.