Cambia Uber sus reglas: se lava las manos en seguridad

La empresa de transporte privado Uber cambió sus políticas de servicio para los países hispanoablantes, entre las que destaca que la compañía no se hará responsable por los daños o el servicio deficiente de los choferes a los usuarios del servicio. “Uber no garantiza la calidad, idoneidad, seguridad o habilidad de los terceros proveedores. Usted […]

La empresa de transporte privado Uber cambió sus políticas de servicio para los países hispanoablantes, entre las que destaca que la compañía no se hará responsable por los daños o el servicio deficiente de los choferes a los usuarios del servicio.

“Uber no garantiza la calidad, idoneidad, seguridad o habilidad de los terceros proveedores. Usted acuerda que todo riesgo derivado de su uso de los servicios y cualquier servicio o bien solicitado en relación con aquellos será únicamente suyo, en la máxima medida permitida por la ley aplicable”, indicó la compañía a través de su portal web.

Los daños que considera la empresa son “… indirectos, incidentales, especiales, ejemplares, punitivos o emergentes, incluidos el lucro cesante, la pérdida de datos, la lesión personal o el daño a la propiedad”.

Así, Uber se deslinda por el servicio y comportamiento de los choferes, a quienes considera no como trabajadores de la empresa, sino como terceros que hacen uso de la plataforma de la compañía para proporcionar un servicio a los usuarios.

La empresa podrá acceder a la cuenta de Facebook de los usuarios para verificar su identidad, en el caso del pago en efectivo. Los cargos por devolución de objetos olvidados en las unidades de servicio rondarán los 50 a 80 pesos, dependiendo de la entidad federativa.

Los usuarios del servicio que ya hayan aceptado las nuevas condiciones de la empresa no podrán acudir ante tribunales para demandar a Uber, pues “…usted acuerda mantener indemnes y responder frente a Uber y sus consejeros, directores, empleados y agentes por cualquier reclamación, demanda, pérdida, responsabilidad y gasto (incluidos los honorarios de abogados)”, indicó la compañía.

Estas nuevas políticas de servicio de la empresa han sido controvertidas, a raíz de los sucesos de inseguridad ocurridos en servicios de transporte privado. El caso del feminicidio de Mara Fernanda el pasado mes de septiembre por un chofer de Cabify puso en discusión en la sociedad civil el tema de la seguridad en las empresas de transporte privado de pasajeros. Ahora, la empresa Uber se ha deslindado de la seguridad de sus clientes.