Chivas en precipicio 

Chivas en precipicio 
Desde esta semana estaremos en esta nueva trinchera, que desde hace tiempo es otra de mis casas periodística donde gracias a Mario García, se respiran aires de libertad editorial absoluta.

Apariciones

Chivas en precipicio

Por Ignacio «Fantasma» Suárez

Twitter @fantasmasuarez

Desde hace unos años, ser un chiva hermano con expectativas de protagonismo, con sueños de campeón es más un acto extremo de fe que una realidad tangible basado en la calidad del plantel, sus refuerzos y su verdadero potencial. Da tristeza decirlo, pero la única posibilidad de que el equipo más popular logre un título será por un mero accidente, una casualidad, un milagro futbolístico por el mediocre sistema de competencia.

Para pagar a Doña Tele juegos que les pagaron aun sin jugarlos durante la pandemia por la suspensión del torneo, tuvieron que inventar el torneo de “la pirinola”; donde al final casi TODOS califican, TODOS ponen intactas sus posibilidades de ser campeón sin importar lo desastroso que pudo ser su torneo. El equipo doce tiene el chance de eliminar al equipo líder general, con un par de buenos juegos.

LO ÚNICO QUE QUEDA

Ver a Chivas en los últimos lugares ni siquiera es novedad, se ha hecho una costumbre verlo navegar en la medianía. Se le exige como grande, pero su realidad futbolística lo ubica como un equipo chiquito, del montón, que sueña con calificar como sea y en el lugar que sea. Ya en la liguilla, se persigna y –con más fe que posibilidades reales– busca ganar un título. Si este no se consigue, revivirán la legendaria coartada perfecta: “juegan con solo jugadores mexicanos, los pobrecitos”.

Esa característica sagrada de jugar con mexicanos es la virtud y la filosofía que los hace cobrar como nadie más cobra en el futbol mexicano; más que el América, Cruz Azul o Pumas, lo mismo en derechos de TV que en patrocinios. Esa “bendición” es hoy para muchos una maldición. Lo que no saben es que el día que pierda esa esencia y juegue con extranjeros, perderá toda identidad, lo único digno que le queda.

Si hoy por hoy Chivas ya es un equipo más, con extranjeros estaría peor y ya no podría cobrar lo que cobra; ¿por qué pagar más dinero por un producto que sería igual que otros? Además, ni siquiera así –por la endeble economía del grupo Omnilife– tendría dinero para armar una plantilla como la de Rayados o Tigres. ¿Prefiere unas chivas con extranjeros medianos o con mexicanos medianos? Elija usted. Desde hace algunos años, la mediocridad es un sello que cala a los que somos chiva-hermanos, sin pompones.

CAÍDA AL ABISMO

Después del ya lejano mayo de 2017, donde Chivas ocupó la tercera posición de la tabla general –solo detrás de Rayados, que lo superó por diferencia de goles y Xolos que fue el líder general–, el popular equipo tapatío ha disputado NUEVE torneos y sus números son absolutamente mediocres, espantosos; su promedio de puntos por torneo es de solo 21 puntos de los 51 que están en disputa, y la posición promedio que ocupa en cada certamen es casi el lugar ONCE de la tabla general (10.77). ¡Once de 18 equipos! Esto para un equipo grande” es una infamia, una ofensa, una vergüenza.  

Ya de continuidad o proceso ni hablamos; esto ha sido inexistente. Ya en los últimos CINCO años y nueve torneos, las chivas han tenido OCHO TÉCNICOS dirigiendo el primer equipo: Almeyda, Cardozo, Boy, Tena, Vucetich; además de dos interinatos de Michel Leaño y uno más de Cadena. Es decir, el equipo de la familia Vergara, en promedio, ha estrenado técnico cada siete meses y medio.

Chiva-hermanos, echémosle limón a la herida; demos un golpe de realidad al verso, demos un nocaut a la amnesia, pongamos datos duros, no solo opiniones. Hagamos preguntas sobre lo que ha sido el equipo en los últimos NUEVE torneos y del calvario que han sido los últimos CINCO años (2017-2022).

TABLA DE LA MEDIOCRIDAD

*No se contabilizan (suspendido y en disputa) 

PREGUNTAS DOLOROSAS

Después de ser campeón en el 2017, en estos nueve torneos qué ha sucedido con Chivas.

-¿Cuántas veces dentro de los primeros cuatro de la tabla? ¡NINGUNA! 

-¿Cuántas veces ha quedado dentro de los primeros ocho de la tabla? ¡SOLO DOS! 

-¿Cuántas veces ha calificado de manera directa a liguilla? ¡SOLO DOS! 

-¿Cuáles han sido las mejores actuaciones?  Guardianes 2020=Semifinal. Clausura 2022=Cuartos de Final.

-¿Cuántas veces ha calificado por la –vergonzosa– reclasificación? Las TRES últimas.  

COMPARACIONES ODIOSAS

Qué pasa si comparamos el comportamiento de los cuatro equipos llamados grandes en estos mismos cinco años o nueve torneos; eso nos daría una claridad de si este ha sido un comportamiento de un equipo en verdad grande.

Antes de ver la tabla, permítanme adelantarles que hay punto de comparación, sin dudas. De los equipos considerados “grandes”, la escuadra que ha conseguido resultados más mediocres en los últimos cinco años es la de las Chivas; su mejor resultado ha sido un sexto lugar en la tabla general y llegar a una semifinal, que perdieron ante León. El comportamiento futbolístico de los recién goleados Pumas ha sido mucho mejor, a pesar de que tiene una nómina mucho más raquítica, enormes problemas de flujo y liquidez que los tapatíos.

El equipo que representa a la máxima casa de estudios supera por mucho –con resultados y satisfacciones en el torneo local– al equipo de la familia Vergara. En los últimos años, los universitarios han llegado a una final, dos semifinales y unos cuartos de final. América y Cruz Azul, en este sentido y comparativo, “comen” aparte. El comportamiento de Pumas es de acuerdo al status de “grande”, aunque su nómina es mucho más chiquitita que la de los tapatíos. Con decirles de Dani Alves cobra menos que Alexis Vega.

Revisemos cómo le ha ido a Chivas contra los tres grandes, en cuanto a resultados en la liga, los últimos cinco años.

COMPARACIONES ODIOSAS; LOS 4 GRANDES DEL 2017 AL 2022

Luego de revisar esta tabla, ¿aún tiene dudas sobre la medianía del equipo tapatío? Compañeros chiva-hermanos,  ¿no les parece vergonzoso analizar estos datos y compararlos?

PELÁEZ, REPROBADO

Si nos vamos a hacer un recuento de la era Peláez, presentado a finales de 2019, tenemos que evaluarlo posteriormente al suspendido torneo apertura 2020 por la pandemia, que por razones obvias no entra en el análisis; lo mismo que el torneo que está en disputa, ya que está en desarrollo y no sabemos cuáles serán los números finales.

Es decir, en este intervalo, nos quedan cuatro torneos para evaluar el desempeño del director deportivo y su toma de decisiones. Se ha quedado lejos de ocupar los primeros cuatro de la tabla, ya que ha ocupado las posiciones 7, 9, 10 y la 6, el torneo pasado. Su promedio de puntos por torneo, en estos últimos cuatro, es apenas arribita de los 24 puntos (24.25) de 51 posibles. 

La medianía numérica es evidente e irrefutable. Aunque no faltará quien interprete esos números a su favor y diga: Antes de Peláez estaban peor”. Y quizá tenga parte de razón; solo que temporadas antes de la llegada de Ricardo, no se habían gastado 40 millones de dólares en refuerzos. Por el contrario, se habían desecho de jugadores clave y caros por un tema económico; de ahí la salida de Pizarro, Pulido, Orbelín, entre otros.

GASTO AL CAÑO

De pronto y contra todos los pronósticos, Amaury Vergara abrió la cartera. Llegaron al club Uriel Antuna, Jesús Angulo, “Chicote” Calderón, Alexis Peña, “Gallo” Vázquez, José Madueña, y se malogró la llegada de Víctor “Pocho” Guzmán, por el tema del doping.

Con la llegada de Peláez al rebaño, tan aplaudida por la mayoría de nosotros los medios –me incluyo-, vinieron las promesas de campaña y un discurso hasta hoy totalmente fallido: Aquí ya no se hablará de descensos, se hablará de campeonatos”.  Cual discurso de López Portillo, a Ricardo Peláez solo le faltó decirle a los chiva-hermanos que nos preparáramos para administrar la abundancia.

Sin embargo, la pobreza futbolística en resultados de los refuerzos” fue inmensa; Peña, Antuna, Vázquez y Peña se involucraron en problemas de indisciplina extra cancha, junto con Eduardo López la Chofis” y Villalpando. Evidentemente habían elegido muy mal; pues, para ficharlos como refuerzos, solo valoraron aspectos futbolísticos, pero se olvidaron de evaluar un tema medular cuando se ficha con un equipo grande: el aspecto de disciplina, entornos.  

En el pecado llevaron la penitencia. Se perdió la mayoría de lo invertido; fueron prácticamente negociados en remate o se hicieron trueques por ellos. Se olvidaron de una máxima: NO todos los jugadores pueden jugar a Chivas; no es solo cuestión de tener condiciones futbolísticas, de romperla en un torneo o ser el jugador de moda; dependen de muchos factores, mentalidad, hábitos, compromiso, etc.  NO puedes elegir jugadores y refuerzos viendo el portal transfermarket; eso es, profesionalmente, vergonzoso para un director deportivo. https://www.espn.com.mx/futbol/mexico/nota/_/id/9554645/chivas-liga-mx-refuerzos-rendimiento-ricardo-pelaez-apertura-2021

SIN CANTERA, NI CARTERA

En chivas NO hay proyecto definido. No se trata simplemente de tener jugadores de la cantera, debutar por debutar; eso es simple y muy sencillo. El tema es formar jugadores de calidad, llevarlos y consolidarlos hasta que puedan tener un peso específico en el equipo.

Hoy la alineación titular de Chivas tiene a varios jugadores de la cantera: “Wacho” Jiménez, al “Tiba” Sepúlveda, a Olivas, Beltrán, Orozco, a Pérez Bouquet. Estos dos últimos –de muy reciente aparición– para cargar responsabilidades; pero los restantes no se han consolidado, ni son referentes del equipo o material indiscutible de selección nacional.

Compare la cantera de los que ha sacado Santos con Acevedo, Campos, Govea, Antuna, Aguirre, Santi Muñoz, por mencionar solo algunos; o échele una ojeada a los de los tuzos con un Kevin Álvarez, Luis Chávez, Erick Sánchez, Lozano, Gutiérrez, Erick Aguirre y compañía. No nos hagamos bola, chiva-hermanos”, ni en canteranos competimos; ni en calidad, ni en consolidación. 

El América y Cruz Azul tienen mejores jugadores mexicanos que Chivas. Rayados y Tigres tienen mejores jugadores mexicanos que Chivas. De los tapatíos, el mejor –a pesar de su intermitencia– es Alexis Vega, y aun así no es titular indiscutible con el “Tata” Martino. Jugadores del equipo de Vergara en la selección son una excepción y no una constante. ¿Cómo ser candidato si no tienes ni siquiera a los mejores nacionales?

Por primera vez celebro que se me haya acabado el espacio, porque ya me dieron ganas de llorar. ¿A ustedes no, chiva-hermanos? Creo que la grandeza de un equipo debe estar supeditada a realidades y no a esperar simplemente un milagro. Y pensar hoy en un campeonato de las chivas es exactamente eso: esperar un milagro.

El precio de la grandeza es la responsabilidad”.

 Winston Churchill

*Da clic a los títulos del texto marcados en rojo te enviarán al link de la información que El Fantasma” emite como referencia o evidencia.  

COMPARTE

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp