Skip to content Skip to footer

Cuatro años de impunidad en la muerte de Sitzi Hanny, estudiante de la UAEMex

Su padre Wilfrido Pérez expresa con molestia que el caso sigue abierto: “lo han querido cerrar, por la tangente de que fue suicidio”

“Son sentimientos encontrados, que lo único que puedo pedirle a las chicas es que se cuiden mucho. Como padre me siento muy dolido, muy lastimado, me siento con miedo porque tengo más hijas. Con cada caso que me entero recuerdo a mi hija y me imagino el momento que habrá sufrido; cortaron una vida, cortaron unos planes, cortaron muchas situaciones, una chica entusiasta, muy altruista”, recuerda Wilfrido Pérez a su hija Sitzi Hanny Pérez Michua, quien el pasado 2 de julio habría cumplido 26 años.

Lee: Estudiantes universitarios toman el Aula Magna de Rectoría

Sitzi era estudiante de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia en la UAEMex. Su muerte fue anunciada el 23 de noviembre del 2018, a través de una esquela firmada por el entonces director de esta institución Roberto Montes de Oca. Esta permaneció más de un año fuera del dominio público, hasta que un grupo de universitarias tomó rectoría y exigió una mesa de diálogo con el entonces rector, Alfredo Barrera Baca.

Feministas exigen esclarecer muerte de Sitzi Hanny

El 13 de diciembre del 2019, en el edificio central de Rectoría, una joven de la facultad de Ciencias Agrícolas en el campus Cerrillo de la UAEMex tomó el micrófono y expresó:

“Desde hace un año la compañera Sitzi de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia la mataron en su cuarto en San Cayetano; era foránea, sus padres no pueden venir a representarlas aquí y dice usted [el rector] que se ha hecho mucho desde hace un año. Dígame, ¿qué protección le ha dado a las compañeras que son foráneas y que tienen que rentar en San Cayetano? Ni siquiera se les ha hecho un aviso de que mataron a  una de sus compañeras”, exclamó.

Mientras las decenas de asistentes enmudecían y cambiaban de semblante, resaltó las cualidades de la joven:

“Se ha dicho mucho de ella, que se suicidó. Todos sabemos que Sitzi era una persona increíblemente agradable; era amistosa, inteligente, amable, humanista; pero al parecer el humanismo que usted dice, no le sirvió. Su carpeta sigue abierta y no se ha implementado ningún protocolo en su facultad ni en el campus”.

El caso se convirtió en bandera de lucha de las universitarias, quienes retomaron su nombre a raíz de la difusión que sus compañeras hicieron. El 1 de marzo de 2020 otros mensajes aparecieron en un tendedero de la facultad de veterinaria y Zootecnia.  “No es posible, ¿Qué le paso a Sitzy? ¿Por qué nadie dijo nada? ¿Qué saben los administrativos? ¿Qué están escondiendo?”, se leía en uno de los carteles.

¿Qué le paso a Sitzi Hanny?

A casi cuatro años de la muerte de Sitzi Hanny, su padre Wilfrido Pérez expresa con molestia que el caso sigue abierto: “lo han querido cerrar, por la tangente de que fue suicidio”.

Además expresa las irregularidades que hubo en el caso:

“Me liberaron el departamento un año después, ya que habían movido cosas en el lugar. Además el día que la encontraron estuve buscando el celular de ella y resulta que no apareció; cuando me  liberan el departamento estaba el celular ahí”.

No te pierdas: Educación gratuita y libre de violencia: la historia de la activista estudiantil Abigail Arias

De acuerdo con Wilfrido, el expediente que hoy se encuentra en la Fiscalía del Edomex –para la atención a la violencia de género– lo conoció un año después, ya que las autoridades no le daban autorización. Ahí vio que los peritajes señalaron que Sitzi se ahorcó, lo que no coincide con la posición en la que se le encontró. Además su cuerpo fue levantado a las 11 de la noche y entregado cerca de las 7 de la mañana. En ese lapso de 6 horas, el Ministerio Público realizó la autopsia y todos los procedimientos. 

Por estas razones y por la forma de ser de Sitzi, su padre está convencido de que no se trató de un suicidio. “La última vez que la vi físicamente con vida tenía muchos planes; estaba con la emoción de que ya iba a salir, de que el 28 de noviembre sería su sesión fotográfica de generación”, recuerda.

El presunto feminicidio de Sitzi se dio dos meses después de que miles de universitarios marcharan y exigieran justicia por el asesinato de Deni Aurora Hernández en la Fiscalía General de Justicia del Estado de México –el 10 de septiembre del 2018. Ahí el entonces fiscal Alejandro Gómez Sánchez se comprometió a atender las demandas de justicia y seguridad de los universitarios.

La respuesta de la universidad

Para Wilfrido Pérez el apoyo de la institución universitaria fue limitado. Denunció que “hubo un pronunciamiento de la universidad de que nosotros habíamos pedido discreción en el tema; pero nunca hubo de nuestra parte ese planteamiento”.

A esto se sumó que la UAEMex le solicitó copias del expediente; pero después de cuatro años recibirá esas copias por parte de la Fiscalía.


Hay algo que no ha cambiado en el campus Cerrillo y en San Cayetano:

Falta de alumbrado, el tramo de la universidad al pueblo es una carretera que no cuenta con banqueta. Cuando se van caminando van entre pasto y pavimento, la falta de alumbrado en el mismo pueblo”, denunció Wilfrido.