Skip to content Skip to footer

Detienen a defensores de jardín público de Coyotepec

El Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero denunció este jueves la detención de tres defensores de derechos humanos del Estado de México, quienes permanecen detenidos y sujetos a proceso penal, acusados del presunto delito de “oposición a la ejecución de obras púbicas”, tras encabezar una manifestaciones vecinal en el poblado de Coyotepec, en contra de la desaparición del único jardín público de la localidad.

Los defensores detenidos fueron identificados como Sergio Velázquez, Florian Harvey Solano y Anselmo Zárate Pérez.

La organización civil denunció que los tres activistas fueron “golpeados, detenidos y trasladados al Ministerio Público de Cuautitlán Izcalli”.

El Centro detalló al portal de noticias Animal Político, que el pasado 12 de mayo se reiniciaron las labores de construcción, sin que la consulta ciudadana se hubiese realizado, “por lo que las y os habitantes lo intentaron detener, solicitando un diálogo con el presidente municipal, Alfredo Anguiano”, mismo que quedó pactado para el día siguiente, 13 de mayo, a las 11:00 horas, cita en la que se había pactado la asistencia del alcalde de Coyotepec.

No obstante, llegado el día del encuentro, los 60 vecinos de la localidad que se habían reunido en la Plaza de Armas fueron recibidos no por el alcalde Alfredo Anguiano, sino por 60 policías municipales, quienes “comenzaron a agredir, amenazar, golpear y detener”, lo que provocó que los habitantes opuestos a la destrucción del único parque público de la localidad huyeran en desbandada.

Fue durante este operativo, abundó la organización mexiquense de defensa de derechos humanos, que la policía capturó a Sergio Velázquez, Florian Harvey Solano y Anselmo Zárate, quienes fueron golpeados luego de su arresto, cuando estaban siendo trasladados a la agencia del Ministerio Público. “Las lesiones que los tres detenidos presentan son, principalmente, en el rostro, hombro, pecho y rodillas, todas certificadas por la médico legista de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México” que auscultó su condición de salud cuando fueron entregados por los policías municipales.

El Centro Zeferino Ladrillero denunció que, en el caso de Sergio Velázquez, de nada sirvió el que sea beneficiario del programa federal de protección a defensores de derechos humanos, ya que “hubo varios intentos para comunicarse con la Policía Federal y con la Policía Estatal, además de utilizar el botón de pánico que, como medida de protección, se les entrega a los beneficiarios del Mecanismo; sin embargo, las únicas respuestas que se obtuvieron por parte de ambas corporaciones policíacas fue que no tenían conocimiento de que fueran beneficiarios, que no tenían tiempo para atenderlos y que no sabían a dónde tenían que ir, por lo que la protección nunca llegó”.

Los tres activistas, concluyó la organización civil, permanecen presos hasta el momento, ya que para poder llevar en libertad el proceso penal iniciado en su contra, se les impuso el pago de una fianza de 54 mil pesos a cada uno.