Día de la Candelaria: el oficio de reparar niños Dios en Toluca

Día de la Candelaria: el oficio de reparar niños Dios en Toluca
“Este no es trabajo para mí”, dijo José Antonio, pues toma su labor como un pasatiempo

José Antonio García Martínez se dedica a la reparación y decoración de niños Dios, oficio heredado por sus padres. Gracias a él ganó popularidad entre los vecinos y comerciantes, quienes cada año lo buscan para restaurar sus figuras religiosas, en vísperas del día de la candelaria.

Este año, salió de su local 1232 –ubicado en el Mercado Juárez de Toluca– para instalarse en el estacionamiento del lugar para obtener mayores ganancias.

“Este no es trabajo para mí”, dijo José Antonio, pues toma su labor como un pasatiempo. Lo que más le gusta de su oficio es el final, cuando ve a sus clientes emocionados con las figuras religiosas restauradas.

“Se oye feo, pero me pagan por lo que me gusta hacer, y aparte me desestresó, porque es algo amo hacer”.

Su trabajo de reparar imágenes comenzó desde su infancia

En entrevista para este medio, el artesano comentó que su trabajo es herencia familiar. Desde los 8 años, comenzó colocando pestañas a las figuras. Posteriormente, se involucró en la reparación, empezando por lo menos difícil.

“Empecé despintarlos y poniendo pestañitas a los 8 años. Ya después me decían: ‘hazme un dedito’. De un dedito pasé a pegar una mano, un brazo, fue pasando el tiempo y a los 14 años, ya sabía armar por completo”, narró José Antonio.

Hace 17 años, se independizó y se instaló en un local del Mercado Juárez que atiende los 365 días del año, pues menciona que en temporada decembrina hay personas que retocan y reparan a su niño Dios.

El proceso de restauración no es complicado, de acuerdo con Antonio, el yeso es el mejor elemento para dejarlos como nuevos. Pintar la figura es el proceso más difícil, pero el artesano señala que es satisfactorio.

Espera buen ingreso económico

Su labor lo ha llevado a que personas de otros municipios se acerquen. Explicó que el 60 por ciento de su clientela es de la zona del volcán y el 40 por ciento es de la ciudad y alrededores. Gracias a ello, ha podido emplear a 3 personas más, dedicados a la restauración de imágenes.   

“El trabajo ahí va, vamos empezando, la única ventaja es que soy popular, eso me ayuda a abrir mi negocio. Y mucha gente sabe que me dedicó a esto, y me abre muchas puertas. El propósito es aprovechar la temporada”.

El local Retoques García está abierto de lunes a domingo desde las 8 de la mañana y hasta que se vaya el último cliente.