El mercenarismo demoscópico estrena temporada de encuestas con resultados a modo

El mercenarismo demoscópico estrena temporada de encuestas con resultados a modo
De la nada, publican resultados con cifras de fantasía favorables a sus clientes

Mejor cayó Ovidio que “El Pez” o “La Fresa”. Los hermanos Hurtado, líderes de la organización criminal “La Familia”, llevan décadas impunes consolidando a sangre y fuego un imperio de terror criminal el sur del Estado de México. Pero no pasará mucho tiempo para que ambos sean capturados, seguramente antes de las elecciones de junio estarán en prisión. El bloque de búsqueda les pisa los talones.

*

Todavía no empiezan las campañas, pero el mercenarismo demoscópico estrena temporada de encuestas con resultados a modo o como el cliente pida. De la nada, publican resultados con cifras de fantasía favorables a sus clientes. Temporada de «cuchareo». Dígame qué quiere que diga… ¡Y así lo digo! Así es el negocio.

*

Sería muy interesante investigar a qué se dedican los exconsejeros del IEEM. No pocos ahora se presentan como consultores que cobran muy bien a partidos políticos y gobiernos. Ahora son hasta expertos en estrategia electoral y comunicación política. Una vacilada eso de que alguna vez fueron independientes. Les gusta mucho el dinero.

*

“Grupo Mundo Ejecutivo es una empresa mexicana dedicada a los negocios, especialmente a los relacionados a la comunicación”, así lo define su directora general y CEO, Jessica Cervantes Bolaños, la mujer detrás de la publicidad en espectaculares con la imagen de Alejandra del Moral en cromática rosa, como la tarjeta. De inicio, el IEEM tendría que investigar si esa promoción de la portada de su revista –que por cierto no se imprime desde hace tiempo– configura violación a la ley. Después tendría que determinar cuánto se ha pagado por el alquiler de las carteleras, quién pagó y de quién son. El IEEM no puede seguir haciéndose tonto.

*

La tentación del fraude está en el ambiente. Hay señales que se perciben claramente. En las cloacas de la operación electoral suenan tambores de guerra. Hay mapaches de todos los colores y en todos los partidos. El riesgo de que repitan las peores trampas están presente y nadie está haciendo nada.