Skip to content Skip to footer

Exige asociación al Edomex aplicar norma de salud ambiental contra la contaminación

El objetivo es que el gobierno estatal reconozca e informe a la población sobre los altos índices de contaminación que se viven en el área metropolitana

La asociación Civil EcoRenacimiento exige mediante el juicio de Amparo (344/2022) –el cual ya fue aceptado- que el programa para la atención de contingencia ambiental en el Valle de Toluca y Santiago Tianguistenco, modifique sus parámetros de acuerdo con la normatividad federal e internacional. La asociación considera que hasta el momento las medidas son laxas y ponen en riesgo el derecho humano a un ambiente sano.

Lee: Registra Valle de Toluca mala calidad del aire

El amparo se da contra el “acuerdo por el que se establece el programa para la atención de contingencias ambientales atmosféricas en la zona metropolitana del Valle de Toluca y la Zona Metropolitana de Santiago Tianguistenco”. Fue publicado en la gaceta de gobierno en febrero de este año y fue presentado ante el juez tercero de distrito en materia de amparo y juicios federales en el Edomex.

El objetivo de la organización es que el gobierno estatal reconozca e informe a la población sobre los altos índices de contaminación que se viven en esta área metropolitana. Además que tome medidas más estrictas en la atención a esta problemática, ya que ocasiona altos índices de enfermedades respiratorias y millonarios gastos en salud. Si se tomaran en cuenta las normas federales “prácticamente diario tendríamos que estar en contingencia”, cuestionaron.

El proceso jurídico

Durante una conferencia de prensa el abogado ambientalista de la asociación, Luis Miguel Cano, explicó el proceso que han llevado y las intenciones de que la normatividad se modifique. Entre otras cosas la situación ambiental actual “causa muertes evitables y millones de pesos de gastos en salud, cosas que no sucederían si como sociedad damos el paso; exigimos a las autoridades mejores medios de transporte público, no contaminantes y buena planeación para que la movilidad se asegure para todas las personas”, señaló. 

Además expresó que hasta el momento las normas en materia de contaminación son laxas, en comparación con lo que recomienda la OMS. La situación se agrava en los programas de contingencia, que no toman en cuenta la NOM-025-SSA1-2021 y la NOM-020-SSA1-2021.

“Están vigentes nuevas normas –federales- desde el año pasado más exigentes. El gobierno del estado presume que su programa  es el más avanzado porque ya toma en cuenta los valores más protectores. [Sin embargo] no informa que esos valores solo se toman en cuenta para la fase preventiva. Esta fase tiene muchas acciones para dar a conocer a la población, para recomendar que no haga cosas; pero son hasta las fases de contingencia 1 y 2 donde se toman medidas más efectivas que no solo tienen que ver con automóviles, sino con la industria, particulares y a los propios gobiernos”, añadió.

Te puede interesar: Contaminación y covid 19, combinación letal para los toluqueños

El abogado explicó que el amparo interpuesto por la asociación retoma el derecho humano a un ambiente sano. Lo que le plantea al Poder Judicial federal es que los programas de contingencia no toman los valores más exigentes para detonar las fases de contaminación del aire. En otras palabras, están desprotegiendo a la población en sacrificio a su integridad.

La respuesta de la Secretaria de Medio Ambiente

En su contestación al juicio de amparo,  la secretaría de Medio Ambiente del Edomex señaló que la asociación no puede demandarlos porque son una persona moral y las afectaciones son a toda la población. Además, la dependencia argumentó que exigir un ambiente sano es una apreciación subjetiva; implementar medidas restrictivas para mejorar la calidad del aire implicaría que la gran mayoría del año se tuvieran que decretar contingencias. Esto afectaría de manera permanente a los habitantes de municipios rurales, recortando la circulación “con consecuencias principales contra la población de escasos recursos que no puede adquirir autos nuevos”. 

Documento de respuesta de la Secretaría de Medio Ambiente del Edomex.

Las respuestas fueron calificadas por Dante Álvarez –representante de la asociación– como una falacia. Argumentó que menos del 20% de la población tiene acceso a un auto privado: “en realidad son los pobres y el grueso de la población quienes se ve afectados por la contaminación, es una minoría motorizada. Además de la industria y las fuentes naturales las que generan esas emisiones”.

¿Qué sigue?

Hasta el momento el proceso jurídico ya cuenta con una fecha de audiencia constitucional para el 23 de mayo –antes de esa fecha la asociación presentará sus alegatos. A partir de su realización, comenzará un periodo para que se dicte la sentencia, que podrá demorarse desde un día  hasta meses.

Después de la sentencia, tanto la AC como el gobierno estatal podrán presentar recursos de revisión;  la asociación espera que el juzgado tenga conocimiento de los precedentes y con base a ello le dé la razón; sin embargo de no ser así prevé escalar a instancias internacionales, Comité de Derechos Humanos de la ONU.

Toluca, la quinta ciudad más contaminada de América con partículas PM10

En su presentación, la AC también realizó un diagnóstico sobre la contaminación y falta de políticas integrales en Toluca.

Entre los argumentos están las tablas más actualizadas de la OMS (2016);  que cuentan con un registro de calidad del aire, en América y colocan a la capital mexiquense en el quinto lugar de las ciudades más contaminadas con partículas PM10.

Además de que el mosaico de la calidad del aire  emitido en el Edomex muestra que en los últimos años, la mayor parte del día la calidad del aire va de regular a mala, en el Valle de Toluca.

Partiendo de los datos emitidos de manera oficial, Dante Álvarez explicó que en 2022 prácticamente todo el año la presencia de partículas PM10 ha estado fuera de la norma. La presencia de partículas PM 2.5 se identifican varios días del mes con estas condiciones.

De acuerdo con la asociación, las particular de ozono y PM 2.5 tienen que ver con emisiones de fuentes móviles y la quema de diésel. Por su parte, las más preocupantes para Toluca –las PM10– están relacionados con el tamaño de la mancha urbana. Esta creció 26.9 veces en los últimos 40 años; situación que además de la contaminación genera el fenómeno de “islas de calor”, dado por la cantidad de asfalto, que eleva la temperatura en la ciudad.

Las políticas de desarrollo urbano en Toluca han dejado una ciudad extensa con una densidad muy baja de población. Según la asociación, la situación se profundiza en los planes estatales, lo que traerá mayores niveles de contaminación para la ciudad.