Skip to content Skip to footer

Fallece Rosario Ibarra de Piedra, activista y defensora de los derechos humanos

El presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, lamentó su muerte con un mensaje.

La activista mexicana y defensora de derechos humanos, Rosario Ibarra de Piedra, falleció este sábado a los 95 años. La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) dio a conocer su muerte. Ibarra de Piedra es madre de la titular de este organismo.

Rosario Ibarra se encontraba delicada de salud por su avanzada edad. En 2019 fue acreedora de la medalla Belisario Domínguez, que otorga el Senado a mexicanos destacados; sin embargo, por motivos de salud no pudo acudir a recibirla personalmente.


El presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, lamentó su muerte con un mensaje.

Mala noticia: murió doña Rosario Ibarra de Piedra, quien nos recordará siempre el más profundo amor a los hijos y la solidaridad con quienes sufren por la desaparición de sus seres queridos. Ese era su verdadero partido aun cuando admiraba a Giordano Bruno.

A nosotros nos apoyó en todo momento y nunca olvidaré que mi madre votó por ella para presidenta de la República. Abrazo a sus hijos y a sus muchísimos seguidores y amigos.

Dijo el mandatario en su cuenta de Twitter.

Labor trascendente

María del Rosario Ibarra de la Garza fundó una de la primeras organizaciones de madres, padres y familiares de desaparecidos en México luego de que hijo, Jesús Piedra Ibarra, fue víctima de desaparición forzada.

Era entonces la década de los setenta y Jesús fue detenido por policías en Monterrey, el joven de 19 años estaba acusado de pertenecer a la Liga 23 de septiembre y, presuntamente, fue entregado al ejército; en esos años, las desapariciones no estaban asociadas mayormente al crimen organizado sino a una alternativa de control por parte gobiernos represivos y autoritarios.

En 1977, Rosario Ibarra fundó el Comité ¡Eureka!, una asociación de defensa de presos, perseguidos, desaparecidos y exiliados políticos, con la intención de exigir justicia y luchar contra la impunidad. La labor de dicho comité permitió que 148 personas fueran halladas y que José López Portillo, en 1978, promulgara la Ley de Amnistía para liberar a 1500 presos políticos.

La labor de Rosario Ibarra comenzó en un periodo de autoritarismo y represión, y marcó un hito fundamental en la construcción de la defensa de los derechos humanos, asimismo configuró, de alguna manera, las luchas actuales.

Rosario Ibarra nació en Saltillo el 1972 y en su andar ejerció, entre otros cargos, el de diputada en 1985 y senadora en 2006, también fue la primera mujer candidata a la presidencia de la México en 1982 por un partido –ya extinto– denominado Partido Revolucionario de los Trabajadores; en 1988, volvió a contender por el cargo. Estuvo, asimismo, nominada al Premio Nobel de la paz en cuatro ocasiones.

Aunque en 2019, Rosario Ibarra recibió la medalla Belisario Domínguez, un galardón cuya entrega avala el Senado de la República, ella nunca encontró a su hijo, cuya imagen, en múltiples ocasiones, portaba sobre su pecho en un cartel o en un dije. Rosario no recibió la medalla por motivos de salud y por carta escribió, refiriéndose al presidente López Obrador: “No quiero que mi lucha quede inconclusa. Es por eso que dejo en tus manos la custodia de tan preciado reconocimiento y te pido que me la devuelvas junto con la verdad sobre el paradero de nuestros queridos y añorados hijos y familiares”.

Rosario de la Piedra Ibarra, hija de Rosario Ibarra, ocupa hoy –sin muchos resultados– actualmente el cargo de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos. A finales de 2021, en México, el Comité de las Naciones Unidas contra la Desaparición Forzada (CED) expresó su preocupación por la situación de las desapariciones forzadas en México, que al 26 de noviembre de 2021 contabilizaban 95,000 personas oficialmente desaparecidas.

Rosario Ibarra falleció este 16 de abril a los 95 años de edad.