Skip to content Skip to footer

Feria del Alfeñique en Toluca, una tradición popular

Este año, se realizará del 15 al 2 de noviembre; debido a la crisis sanitaria, el aforo será de 70%

Vídeo y Fotos: Jesús Mejía

La Feria del Alfeñique que se realiza en Toluca es una manifestación cultural que reúne “elementos naturalmente religiosos de la cosmovisión prehispánica y del sincretismo espiritual producido por la conquista española”, así como de elementos mozárabes, en el caso de los dulces de alfeñique.

Los antropólogos Abimael Cárdenas y Adrián Soto señalan en una investigación que su origen “responde a una práctica comercial y se sitúa como expresión tradicional” que fue arraigándose independientemente de las instituciones. 

El origen 

El origen de la feria se remonta a los años cincuenta cuando —dice un texto de Daniel Rubín de la Borbolla— con permisos fiscales del municipio se instalaban “más de 30 puestos en el portal principal de la ciudad de Toluca, sin contar algunos en otras plazas o mercados de la ciudad” durante las celebraciones de muertos.

Los portales, el mejor lugar 

La instalación de la feria en Los Portales, desde entonces, ha representado una ventaja comercial, justo por tratarse del centro de la ciudad; sin embargo, su consolidación vino a finales de los años ochenta —la feria se consolida y adopta su denominación a partir de 1989, cuando se firma la carta constitutiva de la asociación de artesanos de alfeñique.

Antes de eso hubo un periodo en el que fue movida, sin éxito, por diferentes partes de la ciudad: el parque Urawa, así como el estacionamiento subterráneo de la hoy plaza González Arratia y el espacio que ocupa la Concha Acústica —mientras Los Portales eran remodelados, en los años ochenta—. En ningún caso las condiciones fueron las mejores para los productos elaborados por los artesanos. 

De arraigo popular

La instalación de la feria fue siempre iniciativa popular, en últimas fechas, los Ayuntamientos, al visualizarla como una ventaja identitaria generadora de turismo, han participado en ella. No obstante, como señalan Cárdenas y Soto, el esfuerzo ha sido de los artesanos que, año con año, se preparan y se establecen a fin de octubre y comienzo de noviembre. 

Festivales a la par

A finales de los años noventa, el entonces Instituto Mexiquense de Cultura comenzó la realización de un festival local en torno a la muerte en que se integraron, entre otras cosas, el montaje de ofrendas y algunos espectáculos; ya en la década de los 2 mil se consolidó lo que se denomina actualmente “Feria y Festival del Alfeñique”. 

Tradición y puestos que se heredan

Cárdenas y Soto, en su investigación afirman que “el espacio donde se montan los puestos no se compra o renta (en los portales) sino que son heredados o traspasados dentro de las familias de artesanos que constituyen la asociación del alfeñique, así lo marcan sus estatutos y convenciones”; ellos los servicios de luz, limpieza y seguridad. 

El Ayuntamiento de Toluca es el encargado de otorgar los permisos para vender y participa en la logística.

Y… ¿qué es el alfeñique? 

La palabra “alfeñique” proviene del árabe y se refiere a una figura a base de una masa de azúcar. En el caso de la feria las figuras preponderantes son las calaveras, aunque a últimas fechas se han introducido en gran medida las de chocolate y amaranto. 

81 artesanos del 15 de octubre al 2 de noviembre

En este año, en la Feria del Alfeñique participarán 81 artesanos distribuidos en los pasillos que integran Los Portales de Toluca: 20 de noviembre y portal Madero.

Jorge Sánchez, secretario general de la Unión de Artesanos del Alfeñique y Dulce Regional informó que el periodo de venta será del 15 de octubre al 2 de noviembre. Debido a la crisis sanitaria el aforo permitido a la feria será de 70 por ciento.