Skip to content Skip to footer

¿Identidad y representación? Historia de los monumentos emblemáticos de Toluca

A través de los monumentos existe una especie de reconstrucción del espacio que otorga nuevos y distintos significados a los originales

Las personas habitan la ciudad, cada elemento de ella forma parte de la historia de la gente y los monumentos no son la excepción. Por ello, en Toluca, el monumento a los Niños Héroes es conocido por locatarios como “cama de piedra”. Las personas celebran y se bañan en la Fuente del Centenario de la Independencia, mejor conocida como “El Águila”. Los 8 de marzo las mujeres le colocan al Miguel Hidalgo —frente a la Cámara de Diputados— un pañuelo verde o morado.

Lee: Libres, vivas y sin miedo: crónica del 8M

Identidad y representación

Investigaciones documentan que a través de los monumentos existe una especie de reconstrucción del espacio que otorga nuevos y distintos significados a los originales; construir un monumento es una elección que representa.

En el artículo ¿Una violencia invisible? Las mujeres en los monumentos públicos, Elo Vega explica que “el monumento es la expresión artística más explícitamente política” y que “su función principal consiste en legitimar el orden del presente a través de una invocación al pasado, para lo que recurre a unas formas estéticas poseedoras de un poderoso capital simbólico acumulado a lo largo de la historia”.

Un ejemplo que el texto señala es la versión androcéntrica y los estereotipos discriminatorios de género de los monumentos. En Toluca, esto se puede observar en el preponderante número de figuras masculinas en los monumentos que existen. En una investigación publicada en Criterio se menciona que, del total de esculturas y monumentos en la ciudad de Toluca, más del 70 por ciento representan a un hombre.

Con todos estos elementos a considerar es posible observar algunos de lo monumentos y objetos que de distintas maneras forman parte de la identidad de Toluca.

Monumento a los Niños Héroes

El monumento a los Niños Héroes —con la figura de un hombre joven muerto sobre una base rectangular— fue inaugurado por el gobernador Salvador Sánchez Colín el 13 de septiembre de 1957. Muchas veces amaneció con alguna botella de alcohol vacía en la mano.

“La Cama de Piedra” (Foto: Jesús Mejía)

Antes, se ubicaba en una de las entradas a la ciudad, en la terminación de Hidalgo y el inicio de la avenida Adolfo López Mateos. Posteriormente, fue reubicado en Las Torres con Paseo Colón y se le construyeron seis columnas con los nombres de los cadetes que participaron en la defensa al castillo de Chapultepec. El monumento dejó de ser referencia de la entrada a la ciudad, pero los autobuses siguen considerando su ruta “excama de piedra”.

Zapata

Por la otra entrada a la ciudad, el Paseo Tollocan —construido durante el sexenio de Carlos Hank González (1969-1975)— guardaba el monumento a Emiliano Zapata; punto de partida para marchas y movilizaciones, fondo de fotos emblemáticas de los campesinos de San Salvador Atenco, de la caravana zapatista.

No te pierdas: Esculturas urbanas de Paseo Tollocan

El Zapata es una enorme pieza de más de 40 toneladas y 10 metros de altura; considerada la escultura ecuestre más grande del mundo y obra del escultor español refugiado en México, Julián Martínez.

En 2010, el Zapata fue reubicado metros más adelante. Llama la atención la inscripción de la placa “Zapata tiene aún puestas las botas de montar y el caballo ensillado”, de Luis Echeverría Álvarez.

Hank González

Más adelante en el Paseo Tollocan se ubica el monumento a Hank González, tutor de la clase política del PRI mexiquense y quien fue considerado como líder del “Grupo Atlacomulco”.

Este monumento de tres metros fue construido en 2004 por iniciativa del entonces diputado local Humberto Benítez Treviño, quien informó que la escultura sería pagada con las aportaciones de los integrantes del Patronato “Profesor Carlos Hank González”; fue motivo de una controversia por una iniciativa ciudadana para retirarla.

Monumento a la Bandera

Ubicado en la avenida Miguel Hidalgo, frente a lo que antes fue la fábrica de textiles Celanese y ahora la Plaza Patio, el Monumento a la Bandera fue inaugurado el 24 de febrero de 1941 por el expresidente Manuel Ávila Camacho y el gobernador del Wenceslao Labra.

Es diseño de Armodio del Valle Arizpe: un faro tricolor que considera a las familias campesinas mexicanas que acompañan a la bandera, que fueron recreadas por Luis Albarrán Pliego.

No te pierdas: Hoy 24 de febrero es el “Día de la Bandera” ¿Qué tanto conoces de su historia?

“El monumento es también la sede de la necesidad de una madre, que sensible transmite a su hijo el orgullo y el respeto por su Patria, mientras frente a ella, reposa un águila que con actitud de pelea”. Se dice que gracias a la creación de ese monumento es que se celebra el Día de la Bandera el 24 de febrero, fecha en que se inauguró.

Paseo Colón y sus monumentos

Situado en la ciudad y con un corte transversal, el Paseo Colón es una calzada construida en 1892 y obra de José Vicente Villada. Según información del cronista Gerardo Novo Valencia, el paseo hace homenaje —a través de monumentos— a cuatro personajes: José Vicente Villada, la Fuente del Centenario, Cristóbal Colón y Adolfo Ruiz Cortines.

Para saber más: Faltan más Paseos Colón en Toluca

El monumento a Colón tiene cuatro metros de altura y pesa cuatro toneladas; fue esculpido y vaciado en bronce por el escultor Guillermo Cárdenas. La inauguración se realizó el 13 de octubre de 1900 durante una visita de Porfirio Díaz a la ciudad.

Estatua Colón (Foto: Mediateca INAH)

La base del monumento es trabajo del cantero Eusebio Vázquez y diseño del ingeniero Ignacio Guzmán:

“Formada de una plataforma de figura octagonal y de diez metros de diámetro, la cual en cuatro de sus caras principales tiene cuatro escalinatas de doce gradas cada una; en las otras cuatro caras un saliente en forma de semicírculo, en cuyo centro se sostiene un candelabro bronceado; esta plataforma está terminada por una ligera barandilla de hierro igualmente bronceada”.

Hace más de 30 años, la fuente del Águila en Colón era lugar de diversión para los preparatorianos. El nombre original de la fuente es Centenario de la Independencia; diseño del escultor Juan de Dios Fernández y construida para festejar el Centenario de la Independencia de México en 1910, durante la gubernatura de Fernando González.

Plenitud y senectud

Afuera de la rectoría de la UAEMex está ubicado el monumento “Plenitud y senectud”, mejor conocido como monumento a los maestros. La pieza gira en torno a dos figuras femeninas: una joven y otra anciana esculpidas por Ignacio Asúnsolo, en clásico estilo Art. Decó.

Te puede interesar: Los 190 días que sacudieron a la UAEMex

La primera piedra fue colocada el 3 de marzo de 1928 en ceremonia solemne pero se construyó hasta 1933, probablemente por la escasez de recursos.

Plenitud y senectud” (Foto: UAEMex)

En la cantera del basamento están la estrella de David que representa la dualidad, la igualdad y la universalidad que “gracias al conocimiento, iguala y hermana a los seres, sin importar su origen, raza o credo”.

El triángulo superior “representa el Ser Supremo, en tanto que el inferior, o invertido a la madre naturaleza”. La serpiente que se devora a sí misma significa “la capacidad que brinda la ciencia y su conocimiento, de lograr la eternidad al conocer pasado, presente y futuro de la humanidad que se empeña en la práctica de las ciencias y el dominio de las artes”.

Monumento a Hidalgo

La construcción del Monumento a Hidalgo fue aprobada el 12 de octubre de 1897; es una obra de Rivalta —realizada en Florencia—.

“Monumento a Hidalgo” (Foto: Jesús Mejía)

El monumento está sobre una base que tiene escaleras por los cuatro lados, hecha por el cantero toluqueño, Lorenzo Vázquez:

“Sobre esa primera base arranca un pedestal de mármol italiano con dos bajorrelieves, el que ve al norte con la representación de la Toma de la Alhóndiga de Granaditas y el del sur con la Batalla del Monte de las Cruces. El cura Hidalgo se encuentra viendo hacia el poniente. Su expresión es de gran vigor; lleva en la mano izquierda el estandarte que usó en aquella memorable noche del 15 de septiembre de 1810”.


En Toluca han existido recientes denuncias de robo de estatuas, placas o busto. En 2018, el número de robos ascendió a más de 15 esculturas y placas en diferentes zonas; hubo un detenido, quien después del pago de fianza y la reparación del daño fue puesto en libertad porque ese tipo de robo se considera de bajo impacto.