Discriminan toluqueños a personas en situación de calle por «inseguridad y mal aspecto»

Discriminan toluqueños a personas en situación de calle por "inseguridad y mal aspecto"
El 72.8 por ciento de los toluqueños no quiere que los indigentes estén afuera de sus casas

La mayoría de los ciudadanos en Toluca está en desacuerdo con que un indigente viva en su calle, pues su presencia es asociada con la inseguridad y el mal aspecto. Estos prejuicios son analizados en el trabajo de Elizabeth Mejía –licenciada en Comunicación por la UAEMex– quien busca dignificar la vida de las personas en situación de calle.

En su investigación titulada Biografías de indigentes, el camino a la exclusión social, Elizabeth escribe sobre la historia de vida de seis indigentes de Toluca. Además, realizó una encuesta a 690 personas para saber si estarían de acuerdo con que un indigente viva en su calle y los motivos por los que lo aceptaría o rechazaría.

Los resultados obtenidos en la encuesta –que realizó durante tres meses– señalan que el 72.8 por ciento de los toluqueños no están de acuerdo en la presencia de las personas en situación de calle afuera de sus hogares.

¿Por qué los excluyen?

“Esta idea está alimentada por la forma en que algunos indigentes visten y lucen en su apariencia física, sin embargo, esta apariencia tiene un trasfondo. Los indigentes no tienen un lugar fijo de vivienda, por lo que no tienen un espacio propio para bañarse y esto los hace lucir desarreglados y sucios. Entonces, esta imagen transmite a las personas la idea de que pueden ser peligrosos y de que pueden delinquir, así como hacerles daño o cometer algún crimen”, señala el estudio.

La investigación señala que 20.1 por ciento de los encuestados rechazan a los indigentes porque lo relacionan con la inseguridad y delincuencia. También porque dan una mala imagen –9 por ciento.

Además, la mayoría de las personas que rechazan la presencia de los indigentes en las calles de Toluca tiene estudios de licenciatura, 193 de los 690 encuestados.

“Estos estigmas son desaprobaciones severas que aíslan aún más a los excluidos. La misma sociedad se aleja de ellos y es difícil que, de acuerdo a las representaciones de lo anormal y lo raro, alguien los incluya”, señala Elizabeth Mejía.

Para la joven universitaria, esta percepción es la que debe modificarse para permitir avanzar en la reinserción social de los indigentes.

“Si entendemos que una persona en estado de pobreza extrema tiene muchas desventajas y un indigente mucho menos. No tiene para obtener alimentos, mucho menos medicina. Muchos de ellos consumen drogas, pero por la misma parte de que no cuentan con los recursos económicos para comprar alimento. Varios de ellos buscan reinserción social, pero es complicado por el aspecto que tienen y por los prejuicios que normalmente tenemos como sociedad”, expresó.

Pide empatía con los indigentes en Toluca

Por estas razones, hizo un llamado a la ciudadanía a buscar la empatía con las personas que tienen que sobrevivir en las calles.

“Invitar a la ciudadanía a que estemos más informados acerca de todas estas situaciones sociales que son muy vulnerables y complicadas para que desde la información tener muchísima más empatía. Sentarte a hablar con estas personas que normalmente no hablan con nadie, no tienen lazos sociales. Podemos ayudarles platicando con ellos, ayudando con un alimento o buscando la forma de emplearlos”, concluyó.