Skip to content Skip to footer

Inundaciones y escasez de agua, consecuencias de la tala clandestina en el Nevado de Toluca

Las especies de árboles que nacen aquí son fundamentales para la mitigación de las grandes cantidades de carbonos que emite el Valle de Toluca

El Área de Protección de Flora y Fauna del Nevado de Toluca es una importante zona boscosa que peligra por la urbanización y la tala clandestina. De acuerdo con el activista ambiental Jaime Rivera, algunas consecuencias del desmonte del bosque son la erosión de la tierra, escasez de manantiales e inundaciones en ciudades del Valle de Toluca.

Lee: Pierde Nevado de Toluca 100 hectáreas de bosque al año desde 2013

Además, el Nevado de Toluca es un área estratégica porque –junto con las abundantes precipitaciones– forman manantiales y ríos. Esto genera que exista una diversidad de flora como pinos, encinos, oyameles, aile y pastizales alpinos. Las especies de árboles que nacen aquí son fundamentales para la mitigación de las grandes cantidades de carbonos que emite el Valle de Toluca.

Lluvias, un respiro para el Nevado de Toluca

La temporada de lluvias, que comienza en el mes de mayo, es de suma importancia para la zona boscosa del Nevado de Toluca, pues nacen cientos de especies de flora y fauna.

Cada año, en esta zona crecen alrededor de 152 especies de hongos, entre los que destacan tecomate de moscas (Amanita muscaria). Además, en los cuerpos de agua nacen musgos, líquenes, plantas acuáticas y terrestres.

“Toda la diversidad que hay –todo este ecosistema– tiene que ser cuidada y protegida. Aunque no entre en las áreas naturales protegidas, porque habitan especies que no debemos de perderlas, incluso debemos cuidarlas. En esta temporada de lluvias es cuando más vemos la presencia de animales y diversas plantas que nacen. Eso significa que tenemos un ecosistema vivo, que reitero tiene que ser cuidado y protegido”, explicó el activista ambiental.

Deterioro del bosque

Jaime Rivera señala que las zonas de San Juan de las Huertas y el Ejido de las Huertas forman parte de las 51 mil 649 hectáreas que son parte del acervo ambiental, pero no del área natural protegida. En estas localidades existe extracción de vida silvestre y forestal especialmente de árboles de oyamel que son talados.

De acuerdo con el programa de manejo de Área de protección de flora y fauna Nevado de Toluca, la principal problemática a la que se enfrentan los bosques es la pérdida de superficies forestales, la tala clandestina y las plagas forestales.

Rivera explica que la tala clandestina es un problema grave porque los árboles permiten la captación de agua y alimentan a los mantos acuíferos que abastecen de agua a la ciudad de Toluca.

Te recomendamos: Incluyen al Nevado de Toluca en plataforma internacional de conflictos ambientales

Así mismo, esta práctica provoca la desaparición de especies, escasez de manantiales, aumento de erosión de la tierra y el incremento de las inundaciones en el Valle de Toluca:

“La lluvia se va a las ciudades y esa agua no se aprovecha. Las ciudades ahora tienen espacios verdes que funcionan para atraer la lluvia, pero toda esa agua solo va para las coladeras. En cambio en el bosque sería aprovechado para los mantos acuíferos y que los animales puedan favorecerse”, expresó.

Otra preocupación para el activista ambiental son las reforestaciones, ya que introducen nuevas especies de árboles –regularmente de uso maderable. Sin embargo, esto propicia que el ecosistema pierda su valor biológico.

Área protegida

En 1936, durante el sexenio del General Lázaro Cárdenas, la zona fue declarada Parque Nacional; abarcando 53 mil hectáreas, es decir, 9 municipios mexiquenses. La propiedad está catalogada, en su mayoría, como propiedad ejidal y agraria.

En el año 2013, en el sexenio presidencial de Enrique Peña Nieto, se aprobó la regulación del Parque Nacional y se convirtió en Área de Protección de la Flora y la Fauna. El proyecto fue sustentado por investigadores expertos en el tema que avalaron la supuesta conservación del ecosistema.

El estudio “Área Natural Protegida y deforestación en el Nevado de Toluca, México” publicado en abril de 2021 explica que el cambio del estatus Parque Nacional a Área de Protección de Flora y Fauna en 2013 no ha disminuido la deforestación en el área protegida del volcán Xinantécatl.

El 75% de lo que era el Parque Nacional quedó desprotegido. Se autorizó la tala de árboles y la implementación del suelo para uso agrícola y ganadero. Solo un 25% del área natural mantuvo restricciones para actividades productivas, con la intención de su conservación. En el 2018 se perdieron 66.35 hectáreas de bosque-

¿Qué se debe de preservar del Nevado de Toluca?

  • Preservar los ambientes naturales como los bosques de pino, oyamel, pino encino, zacatonal y páramo de altura.
  • Proteger la diversidad genética de las especies silvestres de las que depende la continuidad evolutiva de la biodiversidad del Nevado Área de Protección de Flora y Fauna.
  • Proteger las zonas forestales que originan las dos Regiones Hidrológicas Lerma-Santiago y Balsas.
  • Conservar las fuentes de alimentación de las aguas de los ríos y la formación de manantiales.
  • Asegurar la preservación y el aprovechamiento sustentable de los ecosistemas