Skip to content Skip to footer

“Para mí un 10 de mayo siempre va a ser difícil”, a un año del feminicidio de Pamela

“Es muy doloroso caminar por todo lo que he caminado, yo a veces me siento muy cansada espiritualmente y agotada y ya quiero que esto acabe"

 “Para mí es muy doloroso, para mí un 10 de mayo siempre va a ser difícil. Con el paso del tiempo lo voy a ir asimilando, pero siempre Pamela va a estar presente en mi corazón”, explica la señora Eleocadia Matilde Bermúdez; quien recordó con una ceremonia religiosa y una ofrenda floral a Maicha Pamela González Matilde, adolescente víctima de feminicidio el 9 de Mayo de 2020 en Temoaya, Estado de México. 

Para la señora “Leo”, como sus seres cercanos le dicen de cariño, la celebración del 10 de mayo está llena de dolor y sufrimiento, pues un día antes su hija de 16 años fue víctima de feminicidio al interior de su casa.

El feminicidio de Maicha Pamela, una grieta en las cifras de Alfredo Del Mazo

Para ella esta fecha, que conmemora el esfuerzo de las madres en el país, no es de fiesta, ya que desde el feminicidio de su hija ha recorrido un largo trayecto en búsqueda de justicia en el Estado de México, la entidad con mayor número de feminicidios a nivel nacional. 

“Es muy doloroso caminar por todo lo que he caminado, yo a veces me siento muy cansada espiritualmente y agotada y ya quiero que esto acabe (…). Estamos siguiendo líneas de investigación pero hasta el momento no hay nada, pero le estoy echando muchas ganas, ya es un año, ya es justo de que haya algo, no pierdo las esperanzas, sé que tarde o temprano va a caer el culpable”, relata Eleocadia en entrevista. 

De este modo, precisó que a pesar del cansancio, seguirá luchando para que las autoridades continúen la investigación del feminicidio de su hija y no se rendirá, pues tiene el apoyo de otras madres.

Madres unidas por la justicia

La señora Leo explica que ha sido muy importante el apoyo de otras mamás que buscan justicia por los feminicidios de sus hijas. El apoyo y comprensión de otras mujeres a las que les arrebataron a sus hijas ha hecho que no se rinda y continúe exigiendo justicia para Pamela. 

“Las otras madres a mí me han apoyado bastante, me han enseñado muchas cosas que yo no sabía y gracias a esas madres yo he podido mover todo. Entonces, yo estoy muy agradecida con las otras mamás (…) ellas son las que me apoyan las que me dicen que hacer, me animan cuando estoy triste, me hablan para decirme: ‘Leo échale ganas, no te rindas’, ellas todo el tiempo me están animando”, precisa Eleocadia. 

Las madres con víctimas de feminicidio se han convertido en una fuerza opositora del gobierno mexiquense, puesto que se han organizado para instalar memoriales y visibilizar los casos de sus hijas. 

Las mamás a las que les han asesinado a una hija ya no celebran el día de la madre, ahora exigen justicia de manera colectiva y han transitado a una maternidad politizada; no sólo cuidan y atienden, sino que se manifiestan por condiciones para que las mujeres vivan una vida libre de violencia. 

Por ello, doña Leo argumenta que estará para cualquier madre que necesite su ayuda y apoyo: “Siempre van a contar conmigo, en las buenas y en las malas voy a estar”. 

La justicia tampoco llega para Pamela, joven asesinada en Temoaya

Un año del feminicidio de Pame 

A Pamela  la asesinaron al interior de su casa, ubicada en el municipio de Temoaya, Estado de México, 4 días después de cumplir 16 años mientras vendía dulces. Fue golpeada, sometida y sumergida viva en un tambo de agua; sobre el tambo colocaron un lavadero y tabiques para que no pudiera salir. 

Ese día, Pamela se encontraba sola, su madre había salido al trabajo, situación que aprovecharon para vulnerar la integridad de la adolescente. Pamela fue víctima de feminicidio y hasta el momento su caso sigue impune. 

La señora Leo recordó con una ceremonia religiosa, flores y velas a Maicha Pamela, puesto que este 9 de mayo se cumplió un año luctuoso del feminicidio. Por ello, familiares y amigos se citaron en punto de las 10 horas para acompañarla en la ceremonia que ofrendó a su hija. 

“Ahorita estamos haciendo la misa de que cumple un año Pame, para nuestra familia y más para mí que soy mamá de Pame es muy difícil, siento mucho dolor en el corazón pero tengo que ser fuerte por mi hijo y por hija”, explicó. 

Al interior del cementerio la familia y amigos agradecieron por el acompañamiento; asimismo, exigieron justicia para Pamela. Luisa, una de las asistentes, explicó que el asesinato de la adolescente rompe con todos los mitos que se han construido en torno al feminicidio, ya que las mujeres siempre son culpadas y revictimizadas por su muerte; por usar falda o estar de fiesta; sin embargo, a la adolescente la asesinaron al interior de su casa. 

“Lo peor de todo es que no sabemos el nombre del responsable del asesinato, que privó la vida de una chica de 16 años que estaba en su casa. Esto desmiente todas las ideas en torno a que a las mujeres nos asesinan por locas, por andar en problemas, por usar falda, por usar escote. No es cierto a las mujeres nos matan, en México y en el mundo, por el simple hecho de ser mujeres. Y Maicha Pamela fue asesinada incluso sin salir de su casa”, argumentó Luisa.

La ceremonia finalizó con un mensaje invitando a manifestarse en contra de las injusticias y a dejar de normalizar la violencia contra las mujeres, pues se debe construir un mundo diferente.