Skip to content Skip to footer

Pide alto a la violencia 

El centrocampista Daniel Ludueña, de Pumas de la UNAM, pidió No dejar que avance más la violencia en los estadios del futbol mexicano, porque “nos puede afectar a todos si dejamos crecer esto”.

El sábado anterior se registró un acto de violencia en un sector de las gradas del Estadio Jalisco, donde se desarrolló el partido que terminó 1-1 entre Atlas y Guadalajara, y como resultado de las investigaciones de la autoridad ya están consignadas ocho personas.

“Esperemos que sea (la mejor medida que estén en la cárcel), porque si se dejan fuera van a volver a hacer lo mismo”, indicó.

Respecto a la decisión de Chivas y de la Federación Mexicana de Futbol de no permitir el ingreso de grupos animación afines al conjunto rojiblanco a los estadios, mencionó que “espero que sea lo mejor, porque al ver esas imágenes es muy feo que pasen ese tipo de cosas, que empañan lo que es un juego lindo”.

Daniel Ludueña, quien nació en Argentina, conoce muy bien las consecuencias de barras fuera de control y confió que en México se pueden hacer muchas cosas a tiempo para evitar eso.

“Esperemos que no, siempre decía que estamos muy lejos de lo que se vive en Sudamérica, donde cada vez se hace menos controlable eso, porque si ya los aguantes en uno o en dos ocasiones, después te manejan el club, los estacionamientos y son muchas cosas que pasan y otras que no se saben”, dijo.

Agregó que “por eso esperemos que las normas que se tomen puedan pararlos ya en este momento y no dejar que crezcan más, porque realmente va a ser muy feo hablar cada fin de semana de peleas en la tribuna y no de lo que pasa en el terreno de juego”.

Sin embargo, consideró que las barras son “parte de la fiesta que tienen los equipos y los estadios, es algo muy lindo siempre y cuando sea sano y no haya violencia”.

Mencionó que no es agradable jugar en un estadio vacío y como ejemplo dijo que “en Argentina se está jugando sin gente. El domingo vi un partido sin gente y qué aburrido ver un partido sin gente, hasta el partido se torna aburrido, porque no se escuchan esos cánticos a favor o en contra que motivan, porque es parte del folclor, y fue malísimo ese partido que terminó cero a cero”.