Skip to content Skip to footer

Preocupa cementerio de peces y aves en Presa Madín por contaminantes tóxicos

La Comisión de Cuenca de Presa Madín advirtió sobre la posibilidad de que haya sustancias tóxicas en los mismos cadáveres

La Comisión de Cuenca de Presa Madín expresó su preocupación por el cementerio de peces y aves que perecieron en las aguas contaminadas, y que son enterrados en una fosa cercana al mismo reservorio natural.

Los bajos niveles de agua en la Presa Madín fueron una de las causas de la muerte inminente de la fauna del lugar / FOTO: Cortesía

En un comunicado, la Comisión advirtió sobre la posibilidad de que haya sustancias tóxicas en los mismos cadáveres y que, al ser enterrados en la misma zona, esta toxicidad sea absorbida otra vez por el acuífero.

Nos preocupa que la autoridad lleve a cabo estas acciones de crear un cementerio de peces y aves, junto con otros desechos sólidos, a tan corta distancia del reservorio, pues su descomposición y los tóxicos que puedan haber absorbido y bioconcentrado serán un contaminante más para el acuífero por lixiviados”, alertó.

Algunos peces hallados con “marcas de colores atípicos” fueron enviados a laboratorio para determinar el tipo de contaminante que les ocasionó la muerte.

La Comisión también calificó como una “dramática realidad” la muerte de miles de peces que han sido recogidos de la superficie expuesta de la presa, en las orillas y junto con desechos. Y posteriormente “han sido enterrados en fosas que han habilitado en áreas cercanas a lo que en tiempos normales sería la ribera del vaso de la presa”, explicó la Comisión.

De acuerdo con los primeros reportes, los bajos niveles de agua en la Presa Madín fueron una de las causas de la muerte inminente de la fauna del lugar.Hoy día el vaso de la presa parece más bien un charco de agua mugrienta, con insuficiencia de oxígeno para que sobrevivan los peces que ahí habitan”.

Contaminantes y descargas irregulares sin tratamiento

Además de la escasez de agua, la contaminación es un factor importante en la muerte de la fauna y en el daño del líquido que hay en la Presa y que está destinado para el consumo humano.

La Comisión destacó que las descargas irregulares sin tratamiento de aguas residuales directas a los afluentes que alimentan el vaso de la Presa, y el auge en las construcciones al poniente de la autopista Chamapa–Lechería, “ya han sido denunciadas, pero no han sido atendidas y solucionadas por las autoridades”.

Municipios como Naucalpan y Atizapán reciben diariamente agua de la Presa Madín para su consumo diario. Asimismo, el líquido se mezcla con agua del Sistema Cutzamala y es enviada a millones de hogares, advirtieron expertos.

Te recomendamos: Presa Madín, en Naucalpan, al límite de su capacidad

Usan kayaks y redes para sacar peces muertos

Desde hace semanas, organizaciones como Nacel Arcoiris y la SOS Salvemos Presa Madín, junto a Conagua realizan actividades de limpieza. Aunque las primeras acciones se enfocaron en retirar el lirio para evitar una nueva plaga, actualmente los esfuerzos se enfocan en retirar los cuerpos sin vida de la fauna que pereció.

Además de redes y otros materiales, el equipo se transporta en kayak para recorrer el cuerpo de agua y alcanzar a retirar peces muertos que ocupan toda la zona del acuífero.

La Comisión de Cuenca de Presa Madín manifestó su preocupación respecto a la creación de un cementerio de presas y aves a poca distancia del reservorio / FOTO: Cortesía

Una denuncia nada nueva

En entrevista con este medio, la Doctora Marcela Galar, encargada del Laboratorio de toxicología acuática de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas del Instituto Politécnico Nacional (IPN), explicó que en la Presa Madín han encontrado diversos contaminantes orgánicos y químicos en “cantidades importantes” como el aluminio, y otros emergentes como el diclofenaco.

En 2014, además de fármacos, plaguicidas y productos de higiene, investigadores encontraron metales como fierro, mercurio y aluminio, de este último con concentraciones de hasta 24 partículas por millón, cifra superior a la permitida para no afectar la vida acuática, de 0.5 partículas.

Para entender mejor: La Presa Madín y el daño ambiental que las empresas se niegan a pagar