Skip to content Skip to footer

Registra México una baja en bienestar social

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) informó que México está por debajo de sus países miembros en cuanto a indicadores de bienestar social, sin embargo en cuestiones relacionadas con el bienestar subjetivo está mejor porque sus habitantes se sienten bien con su vida.

Durante la presentación del estudio “¿Cómo está la vida? El costo humano de la crisis”, la directora del gabinete de la OCDE, Gabriela Ramos, dijo que “si en la mayoría de indicadores de bienestar social México se ubica por debajo de la OCDE, en cuestiones relacionadas con el bienestar subjetivo está mejor, lo que quiere decir que los mexicanos se sienten bien con su vida”.

“Lo interesante es que si comparan a México con Estados Unidos, ésa es la paradoja mexicana y latinoamericana, es que México reporta un bienestar subjetivo mucho mayor, o sea, los mexicanos reportan que se sienten bien con su vida”, sostuvo Ramos.

El informe indicó además que las familias mexicanas resintieron una caída en sus ingresos del cinco por ciento en el periodo de 2007 a 2010,”una de las caídas más pronunciadas entre los países de la OCDE”. No obstante la desigualdad en los ingresos, se mantuvo sin cambios durante este periodo.

Con respecto a la tasa de empleo como la de desempleo a largo plazo, se mantuvieron estables en México entre 2007 y 2012.

En los temas de educación, seguridad personal, ingresos y riqueza, y trabajo y salarios el país presenta debilidades.

México está por debajo en compromiso cívico, vivienda, calidad ambiental, salud, contactos sociales, equilibrio laboral-personal, trabajo y salarios, ingresos y riqueza, seguridad personal y educación y competencias, dijo este día la OCDE.

Gabriela Ramos explicó que México al igual que los países miembros de la OCDE reportaron una baja en materia de bienestar, lo cual se derivó de la crisis financiera internacional de 2008-2009, y que afectó los ingresos disponibles de las familias.

Dijo que la misma crisis también pegó a la confianza de la población en las instituciones y el funcionamiento de la democracia, lo cual se reflejó en la OCDE y en México.

En particular, el porcentaje de mexicanos que afirmó no confiar en el gobierno se redujo de 42 a 33% entre 2007 y 2012.

Otro tema que destaca el estudio es que las mujeres mexicanas siguen teniendo menos posibilidades que los hombres de tener un trabajo remunerado o ser elegidas en puestos públicos, además de destinar muchas horas a labores domésticas o en materia de seguridad.

El estudio mide 25 indicadores en 11 dimensiones: educación y competencias, seguridad personal, ingresos y riqueza, trabajo y salarios, balance vida-trabajo, contactos sociales, salud, calidad medioambiental, vivienda, compromiso cívico y gobernanza, y bienestar subjetivo.

(Con información de SINEMBARGO.MX)