Se dice que

Vaya que a dos de los chavorrucos consentidos del peñismo les fue de maravilla, tanto como para no preocuparse por el largo desempleo que se les viene. Se trata de los ex alcaldes y ex diputados Roberto Ruiz Moronati, de Coacalco, y Gerardo Hernández Tapia, de Coatepec  Harinas, quienes llegan al forzado retiro con los bolsillos rebosantes de […]

Vaya que a dos de los chavorrucos consentidos del peñismo les fue de maravilla, tanto como para no preocuparse por el largo desempleo que se les viene. Se trata de los ex alcaldes y ex diputados Roberto Ruiz Moronati, de Coacalco, y Gerardo Hernández Tapia, de Coatepec  Harinas, quienes llegan al forzado retiro con los bolsillos rebosantes de dinero, tanto que les alcanza para invertir por aquí y por allá, por ejemplo en su nueva gasolinera. 

*

El que aplicó el clásico mejor aquí corrió que aquí quedó fue el cachorro de la Infraestructura, Gerardo Ruiz Dosal. Hizo maletas con destino desconocido -algunos dicen que se fue a Europa-  y prácticamente envío por mail su renuncia a la dirección de FIDEPAR. Y no es que el hijo de Gerardo Ruiz Esparza tenga problemas legales o algo por el estilo, simplemente quiso ser solidario con su papá acompañándolo en la fuga. 

*

Así como no queriendo la cosa, de muy bajito perfil, en el lugar que dejó Gerardo Ruiz Jr. está Anna Lilia Ramírez Ortega, personaje de muy turbulento pasado. Es muy, pero muy, cercana al insufrible Alfredo Castillo, sí, aquel fiscal del caso Paulette, virrey de Michoacán, quien muere por regresar al Estado de México -y no necesariamente lo que se llevó- endilgándonos a los mexiquenses a uno de los dedos chiquitos que le han acompañado fracaso tras fracaso, escándalo tras escándalo. Gente así es la que deteriora a la administración pública.

*

No se sabrá mucho sobre lo que está haciendo el PRI para intentar recuperarse en las próximas elecciones, o mejor dicho evitar su desaparición, ah, pero eso sí, el chisme grande en el partido chico es sobre una historia de amor: todo mundo habla con mucha sorna sobre el tórrido romance entre dos de las figuras del comité directivo estatal, no perdonan que un hombre y una mujer se dejen abrazar por cupido. Para los chismosos ahí va una pista: ella es fanática del box y el de las motocicletas. En horabuena, tórtolos. 

*

Si en la primera plana del gobierno pensaban que ya la habían brincado todos ¡lás-ti-ma-Mar-ga-ri-to! Al menos un par de secretarios tendrán que hacer maletas e irse a otro lado, los cambios se esperaban para este mes pero quién sabe, lo único seguro es que los ajustes ahí vienen. Las caras largas se ven desde hace semanas en la secretaría de Desarrollo Económico a cargo de Alberto Curi.