Se dice que…

  *Las joyas edilicias del PAN *Huixquilucan y su alcalde ignorante *Gamboa y su corazón partido TE PUEDE INTERESAR Alcalde de Toluca, el peor de la coalición PRI-PAN-PRD: Parámetro *El éxito de David Litchi   Si la oferta política del PAN en 2017 será un gobierno para el Estado de México tipo Edgar Olvera en […]

 

*Las joyas edilicias del PAN

*Huixquilucan y su alcalde ignorante

*Gamboa y su corazón partido

*El éxito de David Litchi

 

Si la oferta política del PAN en 2017 será un gobierno para el Estado de México tipo Edgar Olvera en Naucalpan, Enrique Vargas en Huixquilucan o Ana Balderas en Atizapán, pues ya estuvo que volverá a perder como ha sido una y otra vez desde hace mas de medio siglo. Esos alcaldes han resultado unas auténticas joyitas.

*

Vaya manera tan sui generis del alcalde de Huixquilucan de defender la legalidad. Resulta que para denunciar el supuesto abuso de autoridad y desvío de recursos de su compañero de partido y edil de Naucalpan por usar a la policía para clausurar su restaurante, ordenó que la oficina de comunicación social de su gobierno elaborará y difundiera un boletín sobre los hechos y anunciara futuras demandas, incurriendo él en los mismos delitos al usar recursos públicos para defensa de asuntos estrictamente privados. No, ni a cual irle.

*

Emilio Gamboa Patrón y Ana Lilia Herrera establecieron muy buenas relaciones políticas y de amistad en el Senado. Precisamente por eso Gamboa ve con muy buenos ojos la posibilidad de que la senadora con licencia y secretaria de Educación pueda ser candidata del PRI a gobernadora del Estado de México. Curiosamente, Gamboa también concuerda con las aspiraciones del Alfredo del Mazo Maza a quien conoce desde niño por la entrañable y añeja hermandad con su señor padre. Gamboa, puede decirse, tiene el corazón partido.

*

El reconocido empresario judio David Litchi, dueño de “Fantasías Miguel”, está por abrir su tienda 28 en la zona dorada de Metepec. La construcción de su nueva mercería fue espectacular por la rapidez y diseño arquitectónico para un almacén. “La empresa la fundó mi papá, Miguel Litchi, comenzando con un local de dos metros cuadrados, en las calles de Uruguay en el Centro. En su local vendía artículos para hacer collares y joyería de fantasía. En 1985, con el temblor, cae el edificio y sólo sobrevive la tienda. Posteriormente, entró en varios negocios en los que no le fue bien, recuerdo que estaba por quebrar. Un día de suerte, mi padre se sacó el premio de la Lotería Nacional, con lo que pagó todas sus deudas pasadas y decidió, de una vez por todas, dedicarse al negocio que ya conocía, la venta de joyería y manualidades”, así explica Litchi su éxito.