Skip to content Skip to footer

Sustituyen a presidente del Tribunal Electoral, “no existe la figura de revocación” dice el magistrado

En su lugar se designó al magistrado Reyes Rodríguez Mondragón por decisión de cinco de los siete magistrados

Durante una sesión pública del pleno de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), cinco de siete magistrados votaron a favor de la destitución del magistrado presidente José Luis Vargas Valdez.

En su lugar designaron al magistrado Reyes Rodríguez Mondragón, por lo que al reanudar la sesión, ya no se contó con la presencia de Valdez, vía el Financiero.

Al inicio de esa sesión, el magistrado Felipe de la Mata Pizaña pidió revisar las funciones del ahora expresidente del TEPJF, Vargas Valdez suspendió la sesión tras advertir que no había fundamento legal para votar el tema.

Posterior a la suspensión de la sesión, Malassis, de la Mata, Fuentes, Infante y Reyes, firmaron una carta solicitando al presidente Vargas la reanudación inmediata de la sesión, carta a la que no hubo respuesta.

Por ello, la magistrada Malassis convocó a reanudar la sesión para votar la destitución Vargas Valadez y designar a su sustituto.

El TEPJF compartió una tarjeta informativa en la que se lee: “aprobaron (…) la remoción como Presidente de este órgano colegiado del magistrado José Luis Vargas Valdez, con el fin de garantizar el correcto funcionamiento del TEPJF”.

Por su parte, Vargas Valdez dijo en un video que los argumentos emitidos por los magistrados que solicitaron una evaluación a su desempeño, no corresponde a la naturaleza e las sesiones del pleno.

“Lo sucedido constituye una ruptura constitucional y legal, por lo cual esta presidencia sigue y seguirá llamando al dialogo”.

Adelantó que como presidente en funciones convocará el jueves a una sesión privada para discutir el citado punto propuesto y sesionar públicamente para el desahogo del orden del día, “la sesión es nula de pleno derecho”.

Al concluir mencionó que el cargo que ocupa es por un periodo fijo y no existe la figura de revocación o destitución por el pleno de la sala superior como forma de terminación del encargo, por lo que el nombramiento constituye el ejercicio ilícito de funciones,