Skip to content Skip to footer

Un San Valentín inusual, la crisis económica y de salud amenazan la celebración

Promociones en hoteles, ventas en línea de muñecos de peluche, flores, cenas para dos: el 14 de febrero genera un despliegue comercial que es fuente de recursos para algunos y dispendio para otros

Este 14 de febrero se presenta en medio de la pandemia por coronavirus; muchas de las personas que han hecho de esta celebración una entrada económica se han visto afectadas no sólo por la reducción de ventas sino por la falta de solvencia económica para adquirir un producto.

Un caso que ejemplifica la situación es lo que ocurre en el municipio de Xonacatlán, Estado de México, donde gran parte de la población se dedica a la manufactura y venta de muñecos de peluche, ellos, durante el tiempo que va de pandemia han bajado sus ventas hasta en 80%; aunque durante enero e inicios de febrero ya han realizado ventas a otros estados; a comparación del año pasado sus ganancias han disminuido considerablemente.

Los vendedores de flores han tenido la misma situación, aunque hasta este 13 de febrero se observaba movimiento en las florerías ubicadas, tanto en la calle de Villada, como afuera del Panteón General, en la ciudad de Toluca, existe también una disminución en sus ventas.

Los hoteles, que en condiciones normales durante San Valentín tienen gran afluencia, en este año sólo podrán recibir 30 por ciento de su capacidad total; la Secretaría de Salud del Estado de México informó que –a través de la Comisión para la Protección contra Riesgos Sanitarios del Estado de México (Coprisem)– realizó 267 visitas de verificación y exhortos a hoteles, moteles y hospedajes para vigilar el cumplimiento de las medidas higiénicas para el control y mitigación del covid-19. Hasta el 13 de febrero se habían suspendido 39 establecimientos en Ecatepec, Tlalnepantla, Nezahualcóyotl, Texcoco y San Mateo Atenco.

No obstante, las ventas en línea se han potenciado, según una encuesta de la Asociación Mexicana de Venta Online, realizada a 492 personas, ocho de cada 10 mexicanos considera que es muy probable que este año realice sus compras por internet. Un 45% aseguró que planea ordenar comida a través de una aplicación de delivery o sitio web, mientras que el 44% piensa comprar arreglos florales.

¿De dónde viene la celebración?

El antecedente histórico de esta celebración es incierto pero existe una leyenda que relata: en Roma, durante el gobierno de Claudio II, se consideraba que los hombres solteros eran mejores soldados que los casados, por lo que existía una prohibición de matrimonio, Valentín habría sido un sacerdote que desobedecía y continuaba casando a las parejas en secreto, por lo que fue condenado a muerte.

Otra propuesta es que la celebración del Día de San Valentín recuerda el aniversario de la muerte o entierro de Valentín, probablemente del 270 d.C., como un esfuerzo de la iglesia por “cristianizar” celebraciones paganas, en este caso el festival Lupercalia: en la antigua Roma inicio oficial de la primavera, festival de la fertilidad dedicado a Fauno, el dios romano de la agricultura y a los fundadores de Roma, Rómulo y Remo; y como las anteriores, existen otras historias que tratan de explicar esta celebración.

Fotografía: Jesús Mejía

Mitología comercial

Matías Romani, en el artículo “Mitologías comerciales. La trama del regalo en la difusión de la demanda. Halloween y San Valentín como escenas de consumo”, menciona que la evolución del consumo en San Valentín muestra cómo las festividades tradicionales se fueron convirtiendo en grandes celebraciones, precisamente, del consumo a partir del proceso de mercantilización de la vida cotidiana que se produjo desde finales del Siglo XIX, asimismo, escribe que en la actualidad se produce la difusión de las mitologías comerciales en el capitalismo global por razones económicas.

Romani señala: “la difusión de estas nuevas celebraciones comerciales se encuentran asociadas con el accionar de las empresas para organizar la experiencia ritual bajo una forma mercantil”. Esta afirmación está emparentada con “una concepción del amor equivocada, sujeta a múltiples mitos que nos llevan a tener un conjunto de expectativas sobre las relaciones y el comportamiento de nuestra pareja insostenibles en la realidad”, como menciona Raquel López Vergara en el blog de un grupo denominado Crece.

Según información publicada en Merca2.0, en México, la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo calculó en 2020 una derrama económica de 22 mil 800 millones de pesos en la celebración de San Valentín.

Una encuesta en línea –aplicada a 11 mil personas de 38 países donde se celebra el día de San Valentín– desarrollado por Picodi.com, señala que 81 por ciento de los consultados en México celebra el San Valentín, de ellos, el 26% de los hombres quiere organizar una cena en un restaurante mientras que el 24% planea pedir comida a domicilio y cenar en casa en un ambiente romántico. En cambio, el 17% de los varones quiere regalar un ramo de flores o dulces (14%); 25% de las mujeres piensan en comprar comida a domicilio, ropa (18%), perfumes (15%), dulces (13%) y cena en un restaurante (9%).

Según la información de la misma encuesta un mexicano promedio gasta 843 pesos en regalos.