Skip to content Skip to footer

Apoya Obama santuario de Sanz

El cantautor español Alejandro Sanz, uno de los embajadores de Greenpeace, consiguió el apoyo del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, para crear un santuario en el Ártico.

Obama afirmó en una carta, dirigida al músico, que “el Ártico juega un papel crítico en nuestros esfuerzos para hacer frente al cambio climático” y reconoció que “todos somos parte de su protección y conservación”.

Alejandro Sanz viajó con Greenpeace en verano pasado hasta el corazón del Ártico en Groenlandia, se informó mediante un comunicado de prensa de la casa discográfica del cantante.

Tras ver en primera persona el deshielo acelerado y las amenazas que supondrían las perforaciones petrolíferas le entregó al presidente de Estados Unidos, con motivo de una reciente visita a la Casa Blanca, una carta en la que le pedía la adhesión a la “Declaración internacional por el futuro del Ártico”.

“Agradezco enormemente al presidente Obama su respuesta positiva a una petición personal en nombre de Greenpeace y de todos los millones de personas que han firmado por la protección del Ártico. Su compromiso representa un espaldarazo enorme para nuestra causa”, señaló el músico.

Greenpeace consideró un paso decisivo para la campaña, el hecho sin precedentes de que el presidente Obama reconozca, abiertamente y en primera persona, la importancia del Ártico.

Por eso le insta a que tome el liderazgo en su protección y avance en la creación de un santuario, junto al resto de naciones del Ártico, se agregó en el boletín.

Por su parte, Pilar Marcos, responsable de la campaña del Ártico de Greenpeace, apuntó que es el momento de convertirse en el líder mundial para proteger el legado de las generaciones futuras, como se comprometió al principio de su mandato “El primer paso es cerrar el Ártico norteamericano al petróleo”.

En este sentido, el propio Obama señaló que “durante demasiado tiempo ha habido una íntima relación entre las compañías petroleras y la agencia federal que les ha permitido perforar en busca de petróleo. Parece como si los permisos fueran, a menudo, emitidos en base a pocas garantías de seguridad por parte de las compañías petrolíferas”.

Por segundo año consecutivo, y gracias a la presión mundial y la acción de la justicia, Shell (empresa petrolera) ha decidido poner fin a su programa en Alaska durante 2014.

La compañía de hidrocarburos pretendía en 2014 continuar con su programa de perforación en el mar de Chukchi en Alaska, gracias a las licencias de exploración otorgadas por el gobierno estadunidense en 2008. El paso siguiente es que Shell deseche su programa de perforaciones para siempre.

Ya son más de cinco millones de personas en todo el mundo las que se han firmado a la petición de un santuario en el Ártico. Desde Greenpeace la campaña continúa con fuerza para lograr una protección real del Ártico.