Celebra UAEMex 45 aniversario de la licenciatura en Antropología Social

Como parte de la celebración del  45 aniversario de la licenciatura en Antropología Social de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMéx), el especialista del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Bolfy Efraín Cotton Ulín, ofreció una conferencia magistral para impulsar la preservación del patrimonio cultural del país sin fines mercantiles y como […]

Como parte de la celebración del  45 aniversario de la licenciatura en Antropología Social de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMéx), el especialista del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Bolfy Efraín Cotton Ulín, ofreció una conferencia magistral para impulsar la preservación del patrimonio cultural del país sin fines mercantiles y como parte fundamental de la memoria colectiva. 

De acuerdo con comunicado, en el Aula Magna “Lic. Adolfo López Mateos” y en el marco del Encuentro Nacional de Patrimonio Tangible e Intangible, el especialista en historia con estudios también en filosofía arqueología, antropología y derecho, expresó que el objetivo de este ejercicio académico es entender y conocer la relación entre la cultura y sus disposiciones legales, que permitan impulsar y proteger estos elementos de identidad mexicana. 

Mediante su conferencia titulada “La legislación del patrimonio cultural. Entre lo formal y lo real”, Cotton Ulín detalló que existen cuatro conceptos importantes para entender el fenómeno de la cultura: el racionalista, el antropológico, el estético y el filosófico, que en su conjunto permiten que el quehacer humano se convierta en patrimonio cultural.  

El patrimonio cultural, dijo, puede ser un medio a través del cual diversos grupos de la sociedad defiendan la autonomía de un pueblo, exigir el cumplimiento de una demanda, o bien solicitar una obra de infraestructura. 

Bolfy Efraín Cotton Ulín explicó que la noción de patrimonio cultural existe a la par de la memoria colectiva que considera bienes tangibles o intangibles que se consideran deben conservarse por su relevancia para la sociedad. Por esta razón, la disciplina del derecho es fundamental para regular la relación del estado, las personas, los pueblos, las organizaciones sociales y otros entes de la sociedad para que puedan vincularse con actividades, entre ellas, las de tipo cultural. 

Aseveró que es importante entender la relación entre el estado y el patrimonio cultural, ya que permite la protección, mantenimiento y selección de aquello que es considerado como parte del quehacer humano digno de admiración y por lo tanto permanecer en la memoria colectiva, con una perspectiva educativa, y no convertirla en un objeto mercantil o turístico, con fines de consumo.