Skip to content Skip to footer

Deserción y violencia familiar, algunos de los golpes de la pandemia a niños y jóvenes

También deserción escolar, incremento de la desigualdad, vulnerabilidad ante la violencia familiar, aumento en homicidios y embarazos en menores de edad

Durante la pandemia por COVID-19 se incrementaron las afectaciones entre los más jóvenes; un análisis de la subsecretaría de Derechos Humanos, Población y Migración señala que el confinamiento,  las restricciones a la movilidad, la suspensión de clases y otros factores han originado afectaciones en las etapas de desarrollo y salud mental por falta de convivencia comunitaria y por segregación social.

Otros efectos planteados por la pandemia son deserción escolar, incremento de la desigualdad, vulnerabilidad ante la violencia familiar, aumento en homicidios y embarazos en menores de edad.

En el caso de la deserción escolar los datos arrojan que alcanzó a 5.2 millones de estudiantes que no se inscribieron en el ciclo escolar 2020-2021 de los cuales 3 millones son niñas y niños. Resultado de esto la matrícula de educación básica se redujo 2.6 por ciento, educación media superior 3.1 por ciento y educación superior 0.8 por ciento.

En cuanto al embarazo adolescente se registraron en 2020 más de 370 mil nacimientos, de los cuales alrededor de 8 mil son bebes de niñas menores de 14 años.

También te puede interesar: La otra desgracia de la pandemia, 34 mil toluqueños no tienen trabajo

Respecto a la violencia familiar un comparativo hecho por el gobierno federal entre marzo y junio de 2021 frente al mismo periodo de 2020, muestra un aumento del 24 por ciento en carpetas de investigación por violencia familiar y durante el 2020  81.6 por ciento de víctimas por violencia en el hogar fueron niñas y adolescentes mujeres.

Por último otro de los datos más relevantes es el incremento de suicidios en menores, que alcanzó un aumento de 12 por ciento entre 2019 y 2020.

El Gobierno federal ha insistido durante las últimas semanas en el regreso a clases y la apertura de los espacios públicos, bibliotecas y museos, como parte de las acciones prioritarias para atender estos problemas, aún pese al aumento de casos de COVID-19 en el país y la falta de vacunación en los más jóvenes.