Skip to content Skip to footer

Discriminación e injusticias en el caso Kenia Hernández: Lara Duque

El juez incurrió en actos de discriminación contra la activista guerrerense Kenia Hernández, al asumir que no necesitaba un intérprete debido a que la activista tuvo acceso a la educación, dijo el abogado del CDHZL

Antonio Lara Duque, defensor de derechos humanos, fue amenazado con ser arrestado por solicitar un intérprete a la activista indígena Kenia Inés Hernández Montalván, quien se encuentra injustamente presa y es hablante de la lengua indígena amuzgo. Sin embargo, debido a la presión social y de los medios de comunicación, el arresto nunca se ejecutó.

El fundador del Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero (CDHZL) es el abogado de la activista por los derechos humanos, indígenas y de las mujeres. A Kenia la arrestaron luego de que protestó en la caseta La Venta-Acapulco en Guerrero, y la condenaron a 5 años y 5 meses de prisión.

Ante la exigencia de un intérprete, el juez Jorge González Rivera asumió que la solicitud era un acto para retrasar la audiencia; pero la solicitud se otorgó a la defensoría para que la activista contara con este recurso.

Para entender mejor: Giran orden de arresto contra el abogado Lara Duque, defensor de la activista Kenia Hernández

Lara Duque dijo, en el Conversatorio de AD Noticias, que Kenia es de origen indígena amuzgo del estado de Guerrero y llegó una intérprete hablante de amuzgo del estado de Oaxaca; sin embargo, la comunicación entre ellas resultó imposible porque son lenguas completamente diferentes debido a sus cosmogonías.

Llega una mujer intérprete pero del estado de Oaxaca amuzgo también, pero el puente de comunicación entre ellas no sirve, son lenguas diferentes”, precisó.

Cuando Lara Duque intentó explicar al juez, él le negó la palabra; la activista Kenia Hernández se percató de lo sucedido y respondió a una de las preguntas hechas por el juez en lengua indígena, por lo que este se molestó.

Intenté explicarle al juez y me dice: ‘cállate, ya voy a empezar’. Kenia se dio cuenta de eso y le preguntan: ‘¿entendiste de lo que se trata?’ y responde en lengua indígena, eso provocó que el juez se moleste y le diga literalmente: ‘a mí no me hablas en tu dialecto, a mí háblame en español’“. precisó Antonio Lara.

Añadió que el juez incurrió en actos de discriminación contra Kenia al asumir que no necesitaba un intérprete debido a que la activista tuvo acceso a la educación y asumiendo que las personas son “menos indígenas,” cuando además de su lengua originaria también hablan español.

De fondo asumir que si una persona estudió y habla español ya no es tan indígena, implica asumir que el indígena solo puede ser analfabeta. […] Entonces, yo sí creo que lo que ocurrió [esta absurda amenaza de arresto] responde a creer que deliberadamente queremos retrasar el juicio porque Kenia no es tan indígena”, argumentó Lara Duque.

El defensor añadió que la amenaza era una abuso, pues “cuando se junta el poder con la ignorancia es una mezcla delicada”. Asimismo, refirió que en caso de que hubiera sido arrestado no iba a ir en contra de su dignidad, pues no es un delito exigir que los derechos se garanticen.

Cabe resaltar que organizaciones defensoras de derechos humanos consideran que el caso de Kenia Hernández es una criminalización de la protesta. Además, la orden de arresto como sanción se consideró una criminalización de la defensa de derechos humanos, por ello organizaciones sociales se manifestaron en contra de este hecho.