Ni en la escuela se sienten seguros los jóvenes

La violencia al interior de las escuelas se ha vuelto más evidente en los últimos días, los actos que atentan contra la integridad de los estudiantes se multiplicaron y sobrepasaron la barrera de protección que deben ofrecer las instituciones educativas. El 10 de abril asesinaron a una alumna al interior de la Facultad de Derecho […]

La violencia al interior de las escuelas se ha vuelto más evidente en los últimos días, los actos que atentan contra la integridad de los estudiantes se multiplicaron y sobrepasaron la barrera de protección que deben ofrecer las instituciones educativas.

El 10 de abril asesinaron a una alumna al interior de la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Zacatecas, justo en el momento del homicidio, el fiscal general de justicia del estado se encontraba en el interior de la facultad.

El 29 de abril se reportó la muerte de una estudiante por arma de fuego dentro de un aula del CCH Oriente, los compañeros de clase comentaron que escucharon una pequeña detonación, también se manejó la versión que la bala se disparó desde el exterior del plantel, sin embargo otra línea de investigación es que el arma detonada pertenece a narcomenudistas.

El 9 de mayo se realizaron detonaciones de arma de fuego en las inmediaciones de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, los disparos se derivaron de una riña entre vendedores ambulantes, resultando uno de estos herido en una pierna.

Los estudiantes se han convertido en un objetivo para la delincuencia organizada, y ante la nula vigilancia en las instituciones de educación, la violencia que estos grupos ejercen ha logrado penetrar las aulas y practicarse a plena luz del día.