Pone límite instituto electoral mexiquense a financiamiento privado

El Consejo General del Instituto Electoral del Estado de México (IEEM) autorizó a los partidos políticos recibir apoyos económicos o en especie de sus simpatizantes y militantes siempre y cuando no rebasen los 41 millones de pesos anuales, ni superen el financiamiento público que les otorga el erario estatal.


En sesión, los consejeros avalaron el acuerdo bajo los lineamientos que contempla la legislación electoral, donde se establece que ningún partido podrá recibir más de 13.1 millones de pesos de aportaciones de militantes y 28.5 millones de pesos de sus simpatizantes.

Aclararon que esto, en conjunto con las acciones que puedan hacer para captar fondos y el rendimiento financiero no podrá rebasar el ingreso público ordinario que este año es de 658.3 millones de pesos para todos los partidos políticos.

La regla aplica para cada partido político en lo individual, por lo cual Morena tendría como límite total, sumando todos sus ingresos posibles, 452 millones, el PRI unos 264, el PAN hasta 193, el PRD unos 117, el PVEM tendría 95, el PT hasta 84.6, Nueva Alianza llegaría a 81 y Movimiento Ciudadano a 26.2 millones.

La suma del financiamiento privado de los partidos políticos, bajo todas sus modalidades, incluido el autofinanciamiento y rendimientos financieros, en ningún caso podrá ser superior al monto de financiamiento público para el sostenimiento de sus actividades ordinarias permanentes, señala el acuerdo.

De manera individual el límite de las aportaciones que los simpatizantes hagan no podrá superar el millón 427 mil 833 pesos.
Durante la sesión de este jueves se dio a conocer el acuerdo por el que se aprueba el informe previo de liquidación que rindió el interventor sobre el otrora partido político Vía Radical quien lleva ya 14 meses en este proceso, el cual todavía tardará varios meses más.

En entrevista el presidente del IEEM, Pedro Zamudio Godínez, dio a conocer que este es el plazo normal que tardan las liquidaciones, las cuales a nivel nacional pueden llevar hasta cinco años porque es necesario revisar todos los ingresos y egresos que llevaron a cabo, así como los bienes y cuentas por pagar.

“Es un procedimiento que se debe llevar con mucho cuidado, no es solo un carpetazo y ya. La existencia de un partido político implica obligaciones y derechos y responsabilidades. Evidentemente el partido tuvo empleados y el partido los debe atender o el interventor debe estar al pendiente de derechos laborales que se cubran” indicó.

También hay instituciones privadas que pueden tener adeudos con el partido y hay que esperar o bien el partido pudo tener alguna sanción por instancias que fiscalizan su actividad, a la cuales se les debe dar tiempo, pero todo esto terminará este año.