Skip to content Skip to footer

Temas marginales para niños: otra posibilidad del teatro

La narrativa del montaje recoge la tradición oral mazahua y busca brindar al espectador una presencialidad de esta comunidad indígena desde lo artístico

Entre las muchas posibilidades del teatro se encuentra la de abordar temas que, de alguna manera, pueden llamarse marginales; trabajarlos en la puesta en escena es una de las preocupaciones del grupo Teatro Lunar. Su montaje “Sueños mazahuas” no solo ofrece una visión de la cosmogonía indígena mazahua, sino que lo hace desde lo lúdico para dirigirse, principalmente, a público juvenil e infantil.

Lee: Conoce el Centro Ceremonial Mazahua de San Felipe del Progreso

El montaje fue presentado en la explanada “Adriana Barraza”, parte exterior del Teatro de los Jaguares de la Universidad Autónoma del Estado de México. Israel Ríos, director de Teatro Lunar, mencionó en entrevista que este proyecto fue concebido con la idea de preservar la memoria e identidad de los pueblos originarios, específicamente del mazahua que es el más numeroso en el Estado de México.

Una mirada artística de la tradición mazahua

La narrativa del montaje, explicó, recoge la tradición oral mazahua y busca brindar al espectador una presencialidad de esta comunidad indígena desde lo artístico; más allá de que se les mire en algunos sitios de la ciudad vendiendo artesanías, en sus comunidades o en el Centro Ceremonial Mazahua.

El montaje, a través de la historia de la niña Soku, integra elementos de la cultura mazahua: vestimenta, idioma, costumbres; también, la necesidad de migrar que existen en esta y otras comunidades indígenas.

Fotos: Patricia Ramírez

Para la dramaturgia, mencionó Israel Ríos, fueron visitadas distintas comunidades: Temascalcingo, Santa Ana Nichi. Integrantes de estas localidades y personas que hacen labor de escritura y preservación de diversos aspectos de la cultura mazahua estructuraron una historia que fue montada con marionetas, títeres y el uso de máscaras por parte de los actores.

Este montaje comenzó su historia en 2016; actualmente, se inscribe en el programa de cultura federal Alas y raíces, por lo que será presentada en zonas vulnerables y marginales del país.