Skip to content Skip to footer

Entre la incertidumbre y la precariedad, trabajadores supernumerarios de Toluca

La actual administración de Toluca enfrenta falta de liquidez generada por altos pasivos

Los servicios públicos del Ayuntamiento de Toluca que se han reactivado o sostenido con dificultades durante el paro de labores han sido a costa de los trabajadores supernumerarios. Por miedo a perder su empleo por las amenazas o por lealtad a su servicio, la mayoría ha evitado protestar; sin embargo, lejos de ser recompensados son los más vulnerables a despidos en el cambio de administración.

“Hemos sido los más afectados durante los tres años, en cuanto se acabaron las manifestaciones los supernumerarios tuvieron que volverse a quedar callado y volver a trabajar”, señaló uno de los testimonios recabados en los centros de trabajo.

Protestas en Toluca

El 20 de diciembre, fecha límite para recibir por ley el aguinaldo, trabajadores del Ayuntamiento de Toluca protestaron por la falta de pago de esa y otras prestaciones.

Ese fue el inicio de una serie de manifestaciones que se intensificaron y alcanzaron su punto álgido el 23 de septiembre. Los trabajadores numerarios acudieron a Palacio Nacional a protestar mientras, con toneladas de basura, sindicalizados bloquearon las avenidas principales de la ciudad.

Para entender mejor: Arde Toluca en protestas; exigen trabajadores sus pagos

El viernes de Nochebuena, las labores del Ayuntamiento de Toluca estuvieron suspendidas, las dependencias permanecieron cerradas; quienes sí trabajaron, como la Policía Municipal y el cuerpo de Bomberos, lo hicieron sin haber recibido el pago de la última quincena ni el aguinaldo. Y aunque se suspendieron algunas protestas, el ambiente caótico continuó.

La actual administración de Toluca enfrenta falta de liquidez generada por altos pasivos, pagos de salarios, laudos laborales y juicios que hasta marzo de este año, en conjunto, representaban compromisos por cerca de mil 300 millones de pesos.

A eso se suma una fuerte caída en la recaudación estimada para este año y la crisis provocada por la pandemia, por lo cual el mes pasado retrasó pagos a sus trabajadores y a proveedores.

El ayuntamiento de Toluca cuenta con poco más de 5 mil trabajadores,  cerca de 2 mil 400 trabajadores son sindicalizados y pertenecen al SUTEYM, el restante se distribuye entre los trabajadores supernumerarios que cuentan con base y aquellos que se encuentran con contratos de 6 meses.

La falta de recursos que debieron estar etiquetados para el pago de salarios y prestaciones, aún está lejos de que se esclarezca y se finquen responsabilidades. Sin embargo, ha impactado en todos los trabajadores que han respondido de manera desigual. Las protestas lograron algunos acuerdos principalmente por parte de aquellos sindicalizados que ya tienen una ruta definida para garantizar el cumplimiento de sus pagos.

Mientras tanto la mayoría de los trabajadores enfrenta una violación a sus derechos laborales. De acuerdo con las denuncias, esta no es una situación coyuntural, sino una constante durante toda la administración de Juan Rodolfo.

Se reactiva la recolección de basura al 70 por ciento

Luego del paro generalizado de labores este  miércoles la mayoría de las unidades de recolección de basura se reactivó. De acuerdo con el área administrativa cerca del 70 por ciento del servicio funcionó con supernumerarios. En algunos casos ellos fueron movidos de áreas como bacheo y servicios de mantenimiento para que el ayuntamiento pudiera garantizar la recolección de basura.

Lee también: La deuda de Toluca: ¿por qué no hay dinero?

Otro tanto de trabajadores salió a laborar motivados por la posibilidad de recibir propinas y la venta de materiales de reciclaje, pues no recibirán recursos para insumos como el diésel hasta después del próximo lunes.

Recursos sí hay, que se chingan el dinero es otra cosa. El presupuesto que le dieron al presidente para salarios ¿dónde está? (…). Nuestro salario es de 2 mil 800 quincenales, muy distinto a lo que reciben los de oficinas”. Explica uno de los responsables de bacheo que hoy laboró como recolector. 

Tres años de aguantar

“Desde que llegó Juan Rodolfo, la primera quincena del 31 de enero del 2019 no nos la pagaron hasta después (…). Luego vino lo más difícil, a todos los que estábamos en oficina nos mandaron a barrer calles, a Seguridad Pública, en un horario de 9 de la noche a 5 de la mañana. Cuando nuestras funciones eran de oficina nos mandaron a barrer y pintar calles como para obligarnos a renunciar y por coraje porque no éramos de su administración”.

Así lo narra una madre de familia que tiene un puesto en el área de administración; sin embargo, expresa que la falta de pagos la dejó sin dinero para comer. Este 29 de diciembre, fue llamada para laborar sin haber recibido el pago de la quincena del 15 de diciembre.

“Se intentó hacer denuncia en la Secretaría del Trabajo, pero dijo que no podía ayudar porque no nos habían corrido. Estuvimos así 6 meses, no nos dejaban entrar  ni siquiera al baño, nos traían de un lugar a otro, nos cerraron la oficina, los periódicos no decían nada, era la nueva administración, Juan Rodolfo yo creo que les pagaba muy bien, pero a nosotros desde el primer día nos trataban mal”.

Seguridad Pública municipal, Servicios Públicos, Agua y Saneamiento, Protección Civil y Parques y Jardines son algunas de las direcciones que han registrado problemas con pagos de quincenas y prima vacacional. Desde agosto, sus trabajadores comenzaron a denunciar la falta de pago y, desde entonces, algunos no han recibido una solución

Tal vez te pueda interesar: Solo trabajadores que se manifestaron en Toluca recibirán aguinaldo

Muchísimos renunciaron, la mayoría que no era sindicalizado nos mandaron a esas funciones en diferentes áreas, unos mil 200. Si querías hacer algo o decías algo te llamaban a recursos humanos y te obligaban a firmar tu renuncia; decían que diéramos gracias a que teníamos trabajo, se justificaban con que nuestro trabajo de oficina era algo que no necesitaban. A muchos nos mandaron a reforestar todo el día, nos mandaban prácticamente sin viáticos a Valle de Bravo, a Villa Victoria, empezó a mandar a muchos municipios a traer árboles”.

Un difícil cierre de administración

Luego de las dificultades atravesadas durante el primer año, los supernumerarios enfrentaron el recorte en su sueldo; además, el cierre de la administración que ha dejado deudas tanto a los trabajadores como a proveedores.

Después nos bajaron el sueldo y ya en elecciones como no ganó, es lo que se vio, nos empezaron a atrasar la quincena. A mí me deben una quincena la del 15 de diciembre, tú vas y preguntas y te dicen que no hay fecha para que te paguen, hay compañeros que ganan un poco más y les deben 2 quincenas y jefes de departamos que les deben 3 quincenas (…) Mientras a sus allegados ya les pagaron todo y el sindicato ya está recibiendo pago de prestaciones.”

Ahora el cambio de administración preocupa a los supernumerarios, pues mientras algunos grupos ya tienen acuerdos, la mayoría está en la indefensión por la falta de organización gremial que les garantice su defensa. Por está razón, algunos empleados expresan sus temores, otros con molestia piensan que en realidad ya no tienen nada que perder.

 “Lamentablemente creo que nos esperamos mucho tiempo para alzar la voz, esto fue algo que se debió haber hecho desde un principio, lamentablemente muchos dependemos del trabajo y con amenazas con la forma de ver como corrían a los demás no se hizo nada, se está haciendo porque ya no se tiene más que perder”.

Toluca no es el único caso Tenango del Valle, Tonatico, Mexicaltzingo  y Ecatepec han padecido situaciones similares.

Lee también: Dejan a más de 7 mil trabajadores de 6 Ayuntamientos sin salario ni aguinaldo