¡Cuando se quiere, se puede! Así rescataron la zona recreativa del Sierra Morelos de Toluca

¡Cuando se quiere, se puede! Así rescataron la zona recreativa del Sierra Morelos de Toluca
En este parque albergan mil 773 especies de flora y fauna, de acuerdo con la plataforma Inaturalist

La remodelación del área de convivencia del parque Sierra Morelos tuvo una inversión cercana a los 80 millones de pesos. El recurso se destinó a obras diseñadas para la captación y el tratamiento del agua, la reutilización de materiales, la conservación y la educación ambiental. Sin embargo, apenas es el primer paso para la recuperación de esta extensa área natural que está amenazada por el crecimiento de la mancha urbana y la desatención de autoridades.

Y es que el área natural protegida tiene mil 250 hectáreas, de las cuales en último año se intervinieron 12 —que comprenden la zona de convivencia— en las cuales se construyeron:

  • Trotapistas
  • 28 kioscos con azoteas verdes
  • Se rehabilitó la cancha de futbol rápido
  • Una planta de tratamiento de aguas residuales
  • Puentes y áreas hechas con material reciclado
  • Un foro al aire libre
  • Un pabellón de avistamiento de aves
  • La casa del murciélago
  • Área de juegos infantiles
  • Un ajolotario
  • Una zona para perros
  • La entrada de “La Granjita”

En entrevista, la ingeniera Civil Martha Flor Salinas —responsable de la intervención— destacó que fue la Comisión Estatal de Parques Naturales y de la Fauna la instancia que propuso y dio pie al proyecto. Este se trabajó de manera conjunta con la Secretaría de Desarrollo Urbano y Obra, con quien se realizó el proyecto ejecutivo.

Las principales obras de la remodelación del Parque Sierra Morelos

La remodelación de las obras en el Parque Sierra Morelos incluyó aspectos innovadores. Uno de ellos es la planta de tratamiento, cuya función principal es captar el agua del drenaje de las residencias aledañas a la zona.

La planta recibe 18 mil litros por hora de agua residual de San Mateo Oxtotitlán. Para llegar, recorre 2.5 km y en la planta recibe un tratamiento con lodos activados en donde distintas bacterias descomponen la materia orgánica. Posteriormente, los lodos llegan a un humedal de carrizos y otras plantas que contribuyen en transformar los residuos en minerales.

Con este proceso se trata el agua que después se usa para el riego de jardines, uso sanitario y el mantenimiento del humedal en el que habitan distintas especies acuáticas y de aves.

 “La intención es dar esa pauta a que la naturaleza haga su función de filtración y eso nos permite la recarga de los mantos freáticos”, señaló la Ingeniera Martha Flor. También destacó la importancia de las plantas en el proceso y la iniciativa que tomaron de esparcir semillas de plantas nativas para mejorar las condiciones del área.

“Algo que recalcar es la integración de la vegetación a la zona. Se hizo también recuperación del jardín de polinizadores y se incrementó la flora de la zona. Esto también nos permite que las mismas plantas nos ayuden con el proceso de filtración del agua y de captación de los microorganismos que podrían ser dañinos para los animales”, explicó.

Sustentabilidad en la construcción

Dentro de las obras se construyeron andadores, puentes y muros gaviones con material reciclado de las antiguas canchas de basquetbol que había en el parque. Esto permitió reducir el impacto de la obra, tanto en la generación de escombro, como en la contaminación que se genera por los traslados de materiales.

En lo visual también destaca la remodelación de todos los kioscos en los que se colocaron techos verdes con la misma vegetación que se encuentra en el suelo. Además, se instalaron señaléticas en distintos puntos del parque donde los visitantes pueden identificar las especies que ahí se encuentran.

La ingeniera destacó que el lago fue reestructurado para mantener distintas profundidades, ya que cada especie de ave tiene distintos requerimientos. El ajolotario combinó el uso de madera certificada y el afluente del agua permitirá la captación adecuada del agua de lluvia y los escurrimientos provenientes del cerro de la Teresona.

Estas obras contribuirán a la conservación de este parque que, de acuerdo con la plataforma Inaturalist, alberga 1773 especies identificadas:

  • 165 son aves
  • 800 especies de insectos
  • 600 especies son plantas
  • 14 especies de reptiles
  • 11 especies de mamíferos
  • 99 especies de hongos y líquenes.

Una respuesta a distintas demandas sociales

La remodelación del Parque Sierra Morelos inició en octubre del 2021, luego de que activistas e investigadores cuestionaron el estado que guardaba el parque. Por esta razón, lanzaron públicamente distintas propuestas para revertir amenazas como

  • el crecimiento de la mancha urbana
  • el deterioro generado por los visitantes
  • malas decisiones de las autoridades.

Y es que los expertos exhibieron la falta de planeación de las “campañas de reforestación” que se implementaban en áreas de pastizales donde no existía bosque de manera natural. Además de la realización de quemas controladas por parte de Probosque, en donde se documentó la muerte de distintos animales, principalmente reptiles.

Por ello, las propuestas de los activistas y especialistas eran las siguientes:

  • restauración de la vegetación nativa del parque
  • generar infografías y material visual para difundir la biodiversidad y la importancia de la conservación

Estas medidas fueron contempladas en el proyecto de intervención.

Los pendientes en la recuperación del Parque Sierra Morelos

Aún existen otras que siguen sin implementarse y que tampoco han sido desechadas por las autoridades con algún tipo de argumento, entre ellas están

  • La realización de jornadas de educación ambiental para que los vecinos y personas que frecuentan el parque conozcan más sobre las especies que habitan en él.
  • Fomentar la organización comunitaria para la prevención y extinción de incendios en el parque. “Se pueden realizar jornadas de capacitación antes de la temporada de incendios con las comunidades aledañas al parque y el cuerpo de bomberos y generar estrategias para la rápida actuación de la comunidad en caso de un incendio en su zona”, señalaron.
  • Campañas de voluntarios —sobre todo las personas que viven ahí— para retirar basura del parque y eliminar y restaurar los basureros clandestinos. “Para que no vuelvan a surgir se necesita establecer contenedores o algún tipo de recogida de basura cerca de esas zonas. También retirar el asbesto y otros residuos tóxicos, concientizando a la población sobre el peligro de este tipo de residuos peligrosos”.

Apenas el pasado 1 de diciembre un recorrido de AD Noticias constató que los límites del parque continúan siendo receptores de basura que pone en riesgo a las especies del parque.

Conoce más sobre el Parque Sierra en:

La presión urbana y la falta de atención al campo acorralan al Parque Sierra

Parque Sierra Morelos; patrimonio sociocultural

 Parque Sierra; área natural convertida en vertedero de desechos

Sierra Morelos: una de las pocas áreas verdes que quedan en Toluca, agoniza por los incendios

El daño de las campañas de forestación en el Parque Estatal Sierra Morelos

Parque Sierra; un oasis de importancia mundial amenazado