Skip to content Skip to footer

Sin transparencia ni monitoreo adecuado opera el área de Protección de Flora y Fauna del Nevado de Toluca

Aunque hay iniciativas para que el Nevado vuelva a la categoría de Parque Nacional o se convierta en Reserva de la Biosfera, no mejorará sus condiciones si no se atiende la parte técnica de la zona

La falta de transparencia y las limitación para plantear evaluaciones sobre el manejo del Nevado de Toluca han marcado los procesos previo y posterior a la recategorización de esta área natural. La Doctora Alicia Mastretta, una de las voces críticas y preocupadas por el tema, habló al respecto para AD Noticias.

Te recomendamos: Incluyen al Nevado de Toluca en plataforma internacional de conflictos ambientales

Sí falta transparencia, no nada más en el proceso previo sino de lo que ha ocurrido después, y falta un sistema de monitoreo que nos permita saber cómo está el estado de la conservación en el volcán y qué actividades se han hecho, con qué autorización y para beneficio de quién”.

El trabajo de investigación de Alicia Mastretta en el Nevado de Toluca se centra en cómo la biodiversidad en la zona se modificó durante las distintas eras geológicas y en cómo se distribuyó en el volcán y en otras montañas. En él, ella postuló que estos volcanes funcionan como islas en el cielo, que al estar aisladas mantienen una riqueza de especies única.

A raíz del cambio de la categoría de Nevado, la Doctora junto con otros especialistas realizaron un análisis de la justificación técnica de la recategorización y, posteriormente, hicieron otra sobre el programa de manejo.

En estos análisis encontraron serios errores y poca voluntad de las autoridades por atender las propuestas de especialistas encaminadas a mejorar las definiciones que se estaban implementado.

El proceso de recategorización inicial, te lo puedo decir así después de años de estar metida en esta discusión, se hizo de forma no solo poco transparente sino mala, se hizo con datos que estaban claramente erróneos, que demostramos que estaban mal hechos, con algunos intereses […] y aún así se empujó, era una línea de comando que iba a pasar hiciéramos lo que hiciéramos”.

Quizá te interese: Preservar el Nevado de Toluca, fundamental para evitar una crisis de agua

Actualmente, el cuestionamiento central es la falta de transparencia y de un monitoreo adecuado, ambos emanados de las propuestas que presentaron especialistas para la elaboración del programa de manejo que quedaron fuera.

Lo que tampoco ha sido transparente es lo que está pasando ahorita en términos de que lo que realmente ocurre en el Nevado: ¿dónde se están extrayendo los árboles?; del manejo, si se están haciendo con un plan, con qué permisos…

Poder ver esos estudios que se hacen para que den el permiso (…) toda esa información es muy poco transparente… Ni si quiera está claro en las instancias de conservación dónde termina la incidencia de CONANP, la de CONAFOR y la del gobierno del estado (…). Si uno pregunta cuántos árboles se han cortado [y] para qué, desde que se cambió la categoría, no creo que se pueda conseguir ese dato”.

Cambio de gobierno y las mejoras al Nevado en duda

Para Alicia Mastretta han pasado tres cosas principales que pueden observarse después de la recategorización del Nevado.

La Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) se hizo más sólida de lo que estaba antes, pues se están haciendo esfuerzos más puntuales y más concretos para controlar el turismo —se aprovechó la pandemia para llevar esto a cabo—. Han colocado señalización, hay operativos en campo, también se han puesto cercas para evitar entrar en zonas restauradas del cráter.

En segundo lugar, algunas observaciones realizadas en el área natural ponen acento en una nueva preocupación: la proliferación de aserraderos.

También te recomendamos: Denuncian autoridades de Tlacotepec minería irregular en las faldas del Nevado de Toluca

No está claro, pero sí hay cierta evidencia con base en comparar imágenes satelitales de que se han abierto nuevos aserraderos en los alrededores, entonces de algún lugar deben estar sacando la materia forestal y todo el cómo se está haciendo el manejo, de qué rodales y con qué permisos. Todo siempre ha sido muy difícil de rastrear, hay poca transparencia y poca claridad para saber si está bien hecho o no”.

De la misma manera explicó que en algunos sitios donde se plantaron árboles que no eran de la zona, aparentemente fueron cortados por completo sin que se hiciera una transición “y esto es muy opaco de porque ocurrió así”.

Por último, la investigadora señaló que hay una iniciativa para que se devuelva la categoría de Parque Nacional o se pase a reserva de la Biosfera, pero el cambio no hará la diferencia sino se atiende la parte técnica en la que las y los especialistas han insistido para que mejore la situación del Nevado de Toluca.