Skip to content Skip to footer

Juan Rodolfo, 3 años de una fallida administración

El final de su trienio llegó con inconformidad de los trabajadores del Ayuntamiento, protestas de vendedores ambulantes, inseguridad y una ciudad en malas condiciones

Luego de tres años, la segunda administración de Juan Rodolfo Sánchez Gómez como alcalde de Toluca llegó a su fin en medio de protestas, despidos injustificados, falta de pagos y prestaciones a trabajadores del Ayuntamiento.

El presidente municipal —ahora morenista— gobernó por primera vez, de 2006 a 2009, con el Partido Acción Nacional (PAN); luego de tres trienios, en 2018 logró la reelección con Regeneración Nacional. Este 2021, Sánchez Gómez culmina su segundo período con un intento fallido de reelección y la desaprobación de la ciudadanía toluqueña.

2019, el principio del fin

El segundo periodo de Juan Rodolfo como presidente municipal de Toluca estuvo rodeado de denuncias por despidos injustificados de trabajadores que llevaban años laborando en el Ayuntamiento.

A inicios de su segunda gestión, en enero de 2019, se denunciaron 150 despidos injustificados en el municipio. Arturo Chavarría, el cuarto regidor, expuso entonces las bajas a personal que tenía laborando más de 15 años, como los trabajadores operativos de servicios.

Para entender mejor: Despiden a 150 en el ayuntamiento de Toluca

También en 2019 los anuncios de la nueva estrategia de seguridad en Toluca tapizaron las calles de la capital mexiquense. La idea de “la policía municipal mejor pagada y equipada del Estado de México” se transmitió a la gente gracias a una costosa campaña de publicidad.

Cuando comenzó su segundo periodo como alcalde, Sánchez Gómez pactó cuatro contratos de adjudicación directa con dos personas morales y dos físicas para “la contratación de los servicios de difusión a través de anuncios espectaculares, para difundir Información Institucional del Ayuntamiento de Toluca durante el periodo de enero diciembre de 2019”.

La policía mejor pagada comenzó su primer año con fuertes enfrentamientos con vendedores ambulantes. Los desalojos fueron señalados por el uso excesivo de la fuerza y por la destrucción de los productos de los vendedores.

Simultáneamente, delitos como el abuso sexual, la violación simple, el homicidio doloso y la violencia familiar. aumentaron ese año con relación a 2018.

A la par, los movimientos sociales se fortalecieron, especialmente los enfocados en defender la seguridad y la movilidad.

En mayo de este año, el alcalde dijo que se adecuarían 20 kilómetros más de ciclovías. La meta es que en total se habiliten 60 km de sendas para bicicletas. Además, la administración municipal pretende impulsar, nuevamente, el programa de bicis públicas en Toluca para aprovechar tanto como se pueda este medio de transporte”. Sin embargo, a finales de 2021 sigue siendo una promesa incumplida.

Manifestación en abril, cuando fue retirada la infraestructura de una ciclovía en Toluca / Foto: Victor Castillo

Al cerrar su primer año de gobierno, Sánchez Gómez volvió a tener problemas con trabajadores no sindicalizados, a quienes les negó los aumentos de sueldo que solían recibir anualmente. La decisión respondía a las medidas de austeridad, explicó el Ayuntamiento y también afirmó que en 2020 ningún servidor público ni trabajador del municipio tendría un aumento salarial, para sanear las finanzas.

2020, la fallida estrategia de seguridad

Después de hacer público el déficit de seguridad en Toluca, el alcalde Juan Rodolfo Sánchez Gómez anunció que —además de los incentivos laborales y económicos para las y los integrantes de la policía—, se adquirirían 500 patrullas nuevas, que meses después de su incorporación a la seguridad de Toluca, empezaron a quedarse varadas en distintos puntos de la ciudad, aunque diariamente su arrendamiento se cubría con los impuestos de los ciudadanos.

Antes del inicio de la pandemia, Sánchez Gómez anunció que se gastarían 20 millones de pesos para pagar cuatro números musicales de Festiva Toluca 2020, “monto que alcanzaría para pagar el sueldo de un mes de mil 666 cadetes de la Academia de Policías de Toluca, o bien para costear por casi siete meses las cincuenta patrullas SUV marca Chevrolet Tahoe LS que el Ayuntamiento arrendó para la policía municipal“, señaló entonces una nota publicada por este medio.

También en ese año, el Ayuntamiento:

  • Destinó más de 250 millones de pesos en la incorporación de 3 mil 300 cadetes; para mayo desertaron y se despidieron a 800 elementos, que recibían una beca de 12 mil pesos mensuales.
  • En julio de 2020, la décima regidora Marlet Esthefanía Rodea Díaz, acusó que el gobierno de Toluca manejaba con opacidad la presunta reducción de más del 30 por ciento de su presupuesto programado. Arturo Chavarría reiteró que la idea era apoyar a los grupos más vulnerables durante la pandemia y si Sánchez Gómez le daba otro uso a ese poder no era algo que hubiera avalado el cabildo.
  • En agosto de ese año, el exsecretario del Ayuntamiento de Toluca, Ricardo Moreno, dejó ese cargo debido a que “no hay combate frontal a la corrupción; prevalecen la opacidad, el amiguismo y, lo más grave, el alejamiento con la ciudadanía”
  • A finales de 2020, Roberto Valdés se separó de la Dirección General de Seguridad Pública de Toluca. Francisco García Burgos, hombre de confianza de Sánchez Gómez y su consejero, ocupó el puesto vacío que generó opiniones a favor y en contra pues se trata de una persona sin experiencia en materia de seguridad.

Te recomendamos: Colocará Juan Rodolfo a una “fichita” en Seguridad Pública de Toluca

En 2020 desertaron aproximadamente 800 cadetes de la Academia de Policías de Toluca / FOTO: Victor Castillo

2021, el año de la campaña y de la deuda

A principios de este año, Juan Rodolfo Sánchez demostró que su interés principal era continuar en el poder. En febrero anunció en sus redes sociales que se registró como precandidato a la presidencia municipal por la coalición Juntos Haremos Historia para competir en junio y postularse por tercera vez para el cargo. También contendieron por la candidatura Alberto Saladino y el exsecretario del Ayuntamiento, Ricardo Moreno.

En abril de este año, el Cabildo de Toluca otorgó al presidente municipal, Juan Rodolfo Sánchez, licencia para ausentarse del cargo a partir del 19 de abril y hasta el 8 de junio; el 24 de abril presentó su registro como candidato de Morena a la alcaldía de la capital mexiquense.

Para mayo y en su licencia, los conflictos con comerciantes volvieron a tomar protagonismo, Elba Castaño, líder comerciante de la Asociación Civil “Lázaro Cárdenas”, denunció al presidente municipal por el presunto delito de lesiones, después de que, supuestamente, el auto en el que viajaba arrolló a un grupo de comerciantes, entre ellos a la lideresa.

Lee: Denuncian comerciantes a Juan Rodolfo por delito de lesiones

Después de las campañas y las elecciones —que perdió Sánchez Gómez—, aumentaron las protestas de trabajadores y proveedores. Para defenderse, el alcalde dijo que los manifestantes estaban movidos por intereses políticos y, además, comenzó una huelga bajo el argumento de que buscaban dañar su imagen.

Los conflictos siguieron y las protestas estallaron en Toluca ante el incumplimiento de pagos salariales y de aguinaldo por parte del Ayuntamiento. Los trabajadores bloquearon algunos puntos principales de la ciudad con basura y llantas incendiadas. También, vendedores ambulantes y policías municipales protagonizaron bloqueos en el centro de la ciudad.

A falta de pagos, trabajadores del Ayuntamiento de Toluca bloquearon los accesos a la ciudad con basura / Foto: Daniel Rodríguez

A esto se sumó el conflicto entre vendedores ambulantes que se disputan los espacios de venta en el primer cuadro de la capital y la intervención de policías. Los enfrentamientos presuntamente habrían derivado en la quema de un autobús en el centro de Toluca.

Como escena final, el alcalde de Toluca no dio solución a los trabajadores, les negó audiencia, por lo que los empleados tuvieron que buscar respuesta en Palacio Nacional y ahora deberán esperar solución de la nueva administración de Toluca.

Las ciudad en malas condiciones, los trabajadores sin salarios ni prestaciones y la incertidumbre son la conclusión de un gobierno que buscaba la reelección.

Lee: Entre la incertidumbre y la precariedad, trabajadores supernumerarios de Toluca