Ofrecerá fiscal del Edomex disculpa pública a familiares de víctimas de feminicidio

Ofrecerá fiscal del Edomex disculpa pública a familiares de víctimas de feminicidio
La disculpa es parte de la reparación de daños hacia las víctimas directas e indirectas, así como por las omisiones y deficiencias de la fiscalía

El fiscal general del Estado de México, José Luis Cervantes Martínez, ofrecerá una disculpa pública a los familiares de cuatro víctimas de feminicidio y previa desaparición en la entidad, informó Edith Olivares Ferreto, directora ejecutiva de Amnistía Internacional México.

El acto será el próximo 28 de septiembre en las instalaciones de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM) y se prevé que asistan los parientes de Nadia Muciño Márquez; Julia Sosa Conde; Diana Velázquez Florencio; y Daniela Sánchez Curiel, mujeres asesinadas en el Edomex.

La disculpa es parte de la reparación de daños hacia las víctimas directas e indirectas, así como por las omisiones y deficiencias de la fiscalía en las investigaciones de cada caso.

Los procesos de investigación, así como las pesquisas judiciales de las cuatro familias, fueron acompañados por Amnistía Internacional, quien determinó que los juicios penales de los feminicidios precedidos de desaparición por parte de las autoridades son deficientes.

“Lo que constituye un incumplimiento de la obligación del Estado mexicano de investigar con la debida diligencia y viola los derechos de acceso a la justicia, la protección judicial y a obtener una reparación justa y eficaz de las familias”, se lee en el informe Juicio a la Justicia. Deficiencias en las investigaciones penales de feminicidios precedidos de desaparición en el Estado de México.

Los casos

De 2017 a julio de 2022, la FGJEM reconoce 686 feminicidios. De enero a julio de este año van 84, en este mismo periodo solo el 21.76 por ciento de las muertes de mujeres fueron investigadas como feminicidio.

Te recomendamos: Feminicidios se triplican en Toluca en los últimos 3 años

La entidad se mantiene en el primer lugar, a nivel nacional, con más delitos por asesinato de mujeres. Y de los 100 municipios con más feminicidios en el país, 20 pertenecen al Edomex. Sobresalen Valle de Chalco Solidaridad, Ecatepec de Morelos, y Tlalnepantla de Baz.

Nadia Muciño Márquez

Nadia Muciño Márquez tenía 23 años cuando la asesinaron. El 12 de febrero del 2004, su madre, María Antonia recibió una llamada de la cuñada de Nadia diciendo que su hija se había suicidado.

La señora y su esposo encontraron el cuerpo de Nadia sin vida colgando de una viga del baño. Durante las investigaciones de la muerte, la agujeta y soga con que supuestamente se suicidó nunca fueron encontradas, los agentes ministeriales no recordaron dónde las pusieron.

Lee: Graves deficiencias en investigaciones de feminicidios en Edomex: Amnistía Internacional

Nadia había sido violentada años antes de su asesinato. En 1998 –embarazada de su primer hijo– recibió los primeros golpes por parte de su pareja. Cinco años más tarde, en marzo de 2003, fue secuestrada por su esposo en un terreno baldío y liberada con amenazas de dañar a sus hijos.

En aquella ocasión, las autoridades no aceptaron la denuncia de desaparición porque todavía no habían pasado 72 horas y dijeron que seguramente “estaría con su novio”.

“Después de este episodio de violencia, Nadia se alejó de su pareja y se refugió con sus tres hijos en la casa de una familiar que vivía en otra entidad federativa. A pesar de que Nadia interpuso una denuncia por haber sido privada de la libertad, la familia afirma que nunca tuvo conocimiento de que las autoridades hicieran ningún tipo de investigación”, relata el informe de Amnistía Internacional.

Cuando Nadia fue asesinada sus hijos tenían 5, 4 y 2 años de edad. Fueron testigos de cómo su padre y su tío golpearon y mataron a su madre, luego armaron la escena para hacer creer que fue un suicidio.

Fue hasta el 30 de marzo de 2005 cuando se emitió una orden de aprehensión en contra del cuñado de Nadia. En 2009 se condenó, pero un año después, en 2010, fue absuelto porque los magistrados consideraron que los testimonios de los niños eran “fantasiosos”.

En el año 2012, ocho años después del asesinato, el esposo de Nadia fue detenido y, en 2017, condenado por homicidio.

Entre las omisiones de las investigaciones se encuentran que nunca se realizaron estudios de raspado de uñas y fosfatasa ácida para determinar señales de defensa y una posible agresión sexual. Tampoco se resguardó correctamente la ropa que estaba en el lugar de los hechos, perdiendo una chamarra con restos de sangre. Además de no analizarse otras muestras de sangre.

La familia de Nadia manifiesta que fue amenazada en numerosas ocasiones por parte de la familia del esposo de la joven.

Julia Sosa Conde

Julia Sosa Conde de 43 años desapareció la mañana del 16 de octubre de 2018 en el municipio de Ozumba. Era comerciante y tenía cinco hijas y dos hijos.

Desde que no supieron del paradero de su madre, las hijas de Julia trataron de denunciar su desaparición en la Policía Municipal de Nepantla. Sin embargo, las autoridades les dijeron que no podían efectuar una denuncia porque todavía no habían pasado 72 horas.

Fue hasta el 20 de octubre cuando pudieron denunciar en la Fiscalía de Amecameca, donde abrieron una carpeta de investigación por el delito de desaparición. No obstante, la familia denunció falta de acción de las autoridades.

No te pierdas: Edomex, donde las mujeres son desaparecidas

En esos días las hijas de Julia recibieron mensajes de texto desde el celular de su madre pidiendo las claves de sus cuentas de banco. La fiscalía no rastreo ni el teléfono ni los moviemientos bancarios, denunció Amnistía Internacional.

Ante la inacción de los ministerios públicos, las hijas realizaron su propia investigación. Sospecharon de la pareja de Julia a quien increparon y lograron que les diera las llaves de un rancho donde él trabajaba. Las jóvenes acudieron al lugar y encontraron un punto de tierra removida, rascaron, hallaron restos humanos y avisaron a las autoridades.

21 horas después del aviso, personal del Ministerio Público acudió al sitio para constatar que se trataba de Julia.

“Vanesa Sosa, hija de Julia Sosa, recuerda que esa noche la pasaron entera en las oficinas de Ameca y después en las de Nezahualcóyotl. Había un policía que se dormía. Él me estaba preguntando y se estaba durmiendo. Fue muy desagradable, se dormía y ya al final que terminé, me hizo leer lo que yo le había dicho y todo estaba mal redactado”, dice el informe Juicio a la Justicia.

El 24 de octubre, cerca del rancho donde encontraron a Julia, hallaron colgado de un árbol a su pareja. Anteriormente, él había manifestado amenazas de otra persona.

Las autoridades determinaron que el hombre había asesinado a Julia y después se ahorcó por remordimiento. No se examinaron más líneas de investigación.

Diana Velázquez Florencio

El día 2 de julio de 2017, Diana Velázquez Florencio, de 24 años, salió de su casa en el municipio de Chimalhuacán a la 1:50 de la madrugada a realizar una llamada. Al ver que no regresaba y no contestaba sus llamadas, su madre, su padre y su hermana salieron a buscarla.

Al día siguiente sus familiares intentaron poner una denuncia por desaparición, pero no la aceptaron por el mismo pretexto de las 72 horas, como en los casos anteriores.

Cuatro días después, el 6 de julio, la hermana de Diana y su padre estaban entregando unos oficios en el Centro de Justicia de Nezahualcóyotl. Al pasar por las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo) preguntaron por los cuerpos que ahí había.

Te recomendamos: «No fue asesinada solo por un cobarde, también por el Estado omiso»: inicia juicio por feminicidio de Diana Velázquez

Entre cuerpos tirados en el piso, sin protección, con rastros de sangre encontraron el de Diana. Más adelante, las pruebas periciales de la Fiscalía confirmaron que había restos de semen en el cuerpo de Diana, indicando que fue agredida sexualmente antes de ser asesinada.

La madrugada en que había desaparecido, como a las 5:00 horas del 2 de julio de 2017 recibieron la llamada de un vecino denunciando que había una persona sin vida en la vía pública, a unas cuadras de la casa de la familia Velázquez Florencio.

“Se trataba de Diana, pero los agentes de la policía la identificaron como una persona del sexo masculino. Más tarde, tal y como consta en el expediente judicial, el agente de la policía municipal argumentaría en una de sus declaraciones que identificó a Diana como un hombre porque cerca del lugar del hallazgo –se juntan varios travestis”.

Daniela Sánchez Curiel

Daniela Sánchez Curiel tenía 20 años cuando desapareció el 11 de marzo de 2015 en Tlalnepantla, Estado de México. Hasta el día de hoy sigue desaparecida. Su familia está convencida de que fue víctima de feminicidio a manos de una anterior pareja suya, quien la maltrataba.

Lee: Realidad desoladora: fueron desaparecidas 463 mujeres en seis meses en Edomex

A pesar de que Daniela desapareció en marzo, en la carpeta de investigación no constan diligencias hasta el mes de julio.

Las autoridades a cargo de la búsqueda de Daniela no pidieron de forma inmediata las grabaciones de las cámaras de videovigilancia del lugar en el que trabajaba, donde fue vista por última vez. Cuando realizaron la solicitud, cuatro meses después de la desaparición, las grabaciones ya no existían porque solo quedan almacenadas entre 15 y 20 días.

Seis meses después de que desapareciera, autoridades recabaron las primeras entrevistas. En 2020 aún se recababan inidicios de la computadora de Daniela.

Las deficiencias

Las investigaciones de las desapariciones y los feminicidios en el Estado de México son responsabilidad de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México. Específicamente de la Fiscalía Central para la Atención de Delitos Vinculados a la Violencia de Género, de la cual dependen la Fiscalía Especializada para la Investigación y Persecución de Delitos en Materia de Desaparición Forzada de Personas y la Desaparición Cometida por Particulares y la Fiscalía Especializada de Feminicidios, creadas en el año 2014 y 2011 respectivamente.

Tras el análisis realizado, Amnistía Internacional ha constatado que las investigaciones penales de los feminicidios precedidos de desaparición en el Edomex son deficientes y revictimizantes.

Entre las conclusiones a la que llegó Amnistía Internacional y que serán materia en la disculpa pública del próximo 28 de septiembre están:

  • En las investigaciones, las personas servidoras públicas pierden evidencias relacionadas con los hechos.
  • Las autoridades no investigan de forma suficiente.
  • La perspectiva de género no se aplica correctamente